jueves, 7 de octubre de 2010

encomienda

Se fue nuestro amor
No digo el tuyo.
Ni digo el mío.
Digo el nuestro.
El construído.
y no entendí.
Amar era cerrar los ojos y seguir mirando.
No creí pero no insistí.
Asimilé el vacío.
el tiempo se encargó de eso como un paquete.
Una encomienda sin remitente.
Lo envió al olvido sin aviso de retorno.

11 comentarios:

  1. ojalá tengas muy feliz día :) biquiñosssss

    ResponderEliminar
  2. Un poema muy bello y a la vez muy triste. Pero todos hemos sentido esta sensación alguna vez. Mis felicitaciones por el blog. Saludos. Victoria.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno que el tiempo lo hizo correr, circular. Nada más feo que quedarse pegado a un desamor.
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Es un poema con tanta fuerza resumida en cada renglón que abruma.
    Es algo triste, es algo que sucede más a menudo de lo que debiera, es algo que duele de más.
    Pero a la vez contiene todo el realismo que me gusta que encierren mis poemas.
    Si no fuera tuyo..
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Y si... hay amores que a veces sólo viven
    en una idea de lo "nuestro".
    Y entonces tal vez este bueno que se vayan al olvido para siempre.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. El amor debe ser a de a dos... de uno o de otro no sirve... :(

    ResponderEliminar
  7. Menos mal que tú haces bella la triste división de uno a dos!

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Me gustò lo de "nuestro", ni tuyo, ni mìo. Era "nuestro" amor.

    Jaja..se entiende Sereno, no? No nuestro, tuyo y mìo, "nuestro" de mì.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. mire qué bien ha pintado el adiós..., mire qué desolado!

    besos

    ResponderEliminar
  10. Que triste cuando todo se termina, que sensación de vacío tan atroz...donde la soledad de la cama se convierte en un precipio inmenso e insalvable.

    Besos desde un faro en mitad del mar.

    Mar (...una humilde vendedora de humo)

    ResponderEliminar

cuentame tus luces