martes, 4 de enero de 2011

deseo

Tengo solo un minuto para escribir
es un mensaje en la botella hacia el mar
y desesperado me impongo hacerlo
Tengo solo algunos segundos
porque me alcanza la rutina
y me impone su ritmo.
ya llega sin golpear la puerta.
y ni siquiera pude escribirte cuanto te deseo.

9 comentarios:

  1. ajá. así es la puta rutina, por eso es que hay que podarla bien seguido!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Yo deseo escuchar tu voz! :)
    Feliz vida Alicito!

    ResponderEliminar
  3. Minutos, segundos, eternidad! Puf! Al final el tiempo es sólo un invento donde no tienen lugar las botellas con mensajes de deseos. Y me pa´ que Ud. lo sabe!

    ResponderEliminar
  4. Corre, hacele trampas, robale unos minutos más a la rutina. Ese mensaje tenés que escribirlo antes que una ola rompa la botella.

    ResponderEliminar
  5. Como dice Malena... hacele trampa... da media vuelta... no mires atrás... o hacele una zancadilla a esa rutina traicionera... pero no dejes que te gane...

    Bello poema... ojalá llegue a destino...!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho lo escrito , unos minutos frente al mar , sentir el viento en la cara , dejar huellas en la arena son cosas que nos alejan de lo cotidiano .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Las botellas al mar están llenas de milagros.

    Esperemos que algún acantilado las rompa haciendo volar el hechizo como alas de mariposa.
    (Como la caja de pandora, pero de cosas buenas)

    ..Deseos, cuántos esconden los mares de ellos.
    Cuán necesaria son las luces de los faros para no perderlos con los naufragios.

    Un abrazo grande Sereno.
    Saluda a ud la pequeña luz de Georgelott.

    Buen 2011-

    ResponderEliminar
  8. Hola, llegué a tu blog por un contacto en común, me pareció muy bueno. Voy a seguirte.
    Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío.
    Un saludo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar

cuentame tus luces