viernes, 20 de julio de 2012

Cuando el futuro quiso ser ahora.

Dicen que el futuro se le plantó al tiempo y quiso ser ahora. Le dijo que nadie se interesaba en él. Que sólo aquellos que visionaban y los que tenían fe lo llamaban constantemente. Que cada vez eran menos. Que cada vez eran pocas las veces en que lo convocaban. Tenía celos del pasado y del presente. Quería que no lo asocien más al destino. Que siempre era mejor de lo que esperaban, y que no era recompensado por eso. Que era un esclavo de la esperanza. Estaba harto de no poder revisarse ni de dar al menos una certeza. No quería jugar en el campo de los supuestos con lo incierto. De un lugar remoto apareció el pasado. Miró fijo al tiempo y también le exigió querer cambiar. Le dijo que estaba cansado de ser tan observado y juzgado. Que no merecía tantas sentencias y de ser olvidado. Que eran pocos los que lo recordaban. Los melancólicos y los memoriosos le caían simpáticos. Pero los historiadores lo revisaban y lo analizaban todo. Le molestaban sus lecturas y opiniones que distaban a veces de ser verdaderas y no lo dejaban descansar tranquilo. Continuamente lo llevaban al presente y le agobiaba encontrarse ahí con él. Que alguna vez quería cambiar. Estaba fastidioso de que a cada segundo se le sumaban más hechos y palabras. Y exigía ser futuro porque estaba deseoso de ser inesperado y soñado. Sus quejas sonaron en el presente. Quien se levantó y sacudió al tiempo para que lo siga acompañando. También le reprochó. Al presente le indignaba ser el compañero eterno del tiempo. Siempre pegaditos. Siempre su escolta. Siempre caminando hacia el futuro y dejando atrás al pasado. Quería detener su marcha. El presente quería ser pasado para poder reposar un poco. Estaba de mal humor por cambiar constantemente por la voluntad y la actitud de otros. Y que nadie disfrutaba de él como se debe. Pocos le daban importancia al hoy como se merecía. O se prendían del pasado ó ansiaban al futuro. El tiempo pensó por un espacio sin tiempo. Miró al futuro y habló en el presente. ---Lo único que puedo hacer es ser informal y no estar marcando los cambios desde el reloj. Pero si yo no existiera tampoco lo harían ustedes y si ustedes no existen no existiría nada--- Y luego calló entrando al pasado. Así dicen que el tiempo los convenció para que vivamos en todos ellos.

3 comentarios:

  1. BELLISIMA FORMA DE EXPRESAR LO QUE SIGNIFICA REALMENTE EL PRESENTE, PASADO, FUTURO... EL TIEMPO... CADA UNO CON SU FORTALEZA... ME HA GUSTADO GRACIAS,
    Y COMO NOS CUESTA A ALGUNOS VIVIR EL AHORA...

    ResponderEliminar
  2. Mr. Un bonito cuento. Me ha hecho sonreír.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hermosisima la entrada que nos compartes que bellas palabras manifestadas. Un saldo.

    ResponderEliminar

cuentame tus luces