viernes, 4 de octubre de 2013

Diego

Hace algún tiempo que es ídolo. Parece ser que adquirió esa categoría al hacernos emocionar alguna vez y algunas veces. En la gloria y en la derrota. No hay persona más argento que Diego en su rol. Así somos. Corazón desbordado. Mente inextricable. Desafío contraditorio de normas y reglamentos. Diego necesitó su soberbia para salir de la extrema pobreza. Del mate compartido sin nada para comer. De la solidaridad. Del amor. Aún en la derrota es un grande. Aquél que se levanta es aún más grande que el que no ha caído. Siempre voy a bancar a quien se anime. A quien ilusione. Hay dos formas de ver ésto. La realidad quita la ilusión es una. Vivir la ilusión es otra. Una vez más. Gracias Diego (10).

2 comentarios:

  1. Acuerdo, Diego es quien es, èl y sus circunstancias, en sus cielos y sus infiernos.

    Me pasa algo asì con Charly, sin comparar obvio.

    Beso!

    ResponderEliminar
  2. Por alguna razón que no acierto a explicar, me parece leer entre líneas la descripción de tí mismo, tu afán de superación es formidable, tus ganas de decir algo con sentido, de hacer vibrar a quienes te leemos son imparables , y éso amigo Fabio, te hace admirable.

    Un abrazo muy fuerte desde el otro lado del charco.

    Tu amigo,

    Enrique.

    ResponderEliminar

cuentame tus luces