jueves, 23 de julio de 2009

Eclipse


“No maldigas la oscuridad, sólo enciende una vela.”


Cuando retiraste el amor
vino el apagón en el mundo real
Tantos viernes fueron lunes
y las armas del resguardo
ganaron la batalla.

Cuando repetiste el esquema
Quemó la sal el recuerdo.
Y éste julio mendigó un febrero
Mientras los espejos del alma
me nombraban vacío.

Cuando solías traer al mar
callaba la espuma en caracol
y desataba música dejándola en tu boca.
Dolió el eclipse y clareó la noche
Que ya no me cuenta
Que ya no da cuenta
del tesoro que se guarda
en la piel de el que encuentra.
-.-

5 comentarios:

  1. ayy que linndo me acorde de la primera vez q vi un eclipse, cuando era muy chikito y hubo preparativos y todo fue un gran acontecimiento jaja :)

    me encanta tu blog !!

    ResponderEliminar
  2. No te dejes llevar por ese eclipse. Por suerte todos los eclipses pasan dejando al sol lucirse en todo su esplendor.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. "Yo sería eclipse de todos los días de tu vida, para convertir en noches cada una de tus mañanas, y tenerte entonces acurrucadita en mi cama, al calor de mi cuerpo, enredados en las sábanas.
    Sería eclipse sólo porque sé que temes la noche y te aferras a mi cuerpo en busca de refugio, de caricias múltiples que te proporcionen seguro, sé que no es muy noble, pero...te quiero tanto....que no me importan los subterfugios.
    Sería por siempre eclipse si con ello tuviera certeza de que iba a tener cada noche sobre mi hombro tu cabeza, buscando el descanso que se busca, después de horas de enamorada lucha, de cuerpos enlazados, en giros de amor enzarzados, cayendo por fín exhaustos, llenos de gozo, de dicha, de amor plenos y llenos de vida."

    Este ensayo tampoco es muy bueno, pero....lo intento.
    Un abrazo muy fuerte.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  4. elserenodelosfaros25 de julio de 2009, 00:49

    bienvenido Charlie, gracias.

    Atenea, gracias y beso,

    Enrique, buenisimo el comentario-relato. gracias
    y abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Buscar el sol a tientas requiere práctica, aunque siempre suele olvidársele una sonrisa de luz para ayudar... Un besote despejado

    ResponderEliminar

cuentame tus luces