jueves, 3 de diciembre de 2009

El mar que no se olvida.

Ciertas veces aparece. La invoco casi sin darme cuenta. Sin querer. Si hasta su nombre clamaba verdades. Me llevaban el aroma a torrejas y salsas hasta su cocina. Ganaba al chinchón y a la escoba sin siquiera anotar los puntos. Su andar cansino pausaba el tiempo. Devota de la virgencita de Luján y de Jesús. Era fuerte y enérgica. Malcriaba desde el justo lugar del amor que cría. Era dulce y justa. Honesta Herías Valledor. Se llamaba así. Solía decir de su nombre la asturiana…
--Hay muchas Modestas, pero pocas Honestas—-
--Como todas la mujeres---le decía para encabronarla.
No podría olvidar el legado de mujer de ésta mujer. No podría olvidar éste nombre de abuela en mi mar.

7 comentarios:

  1. Quienes hemos sido guiados por aroma de torrejas,"malcriados desde el justo lugar del amor que cría" sabemos qué legado envuelve tu mar.
    Siempre es un gusto leerte, Sereno, y hoy un gusto a añoradas torrejas...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya decía yo que algo tenías ...
    :-)
    Y mira tu por donde y desde donde.

    El Cantábrico fluyendo por tus venas.
    La intensidad de este mar te legó esa sangre .
    Bien Sereno.
    beso,

    ResponderEliminar
  3. Ay, amigo la sangre como tira ... no existen limites en esté profundo mar.

    besos siempre

    ResponderEliminar
  4. La memoria debería existir sobre todo para atesorar estos mares...

    Besos emocionados!

    ResponderEliminar
  5. Cris, gracias.Cada día escribís más lindo.
    besos.

    Juncal, la sangre tira y viene con esa mezcla. Será por eso que soy de todos lados y de ninguno. Mi abuela asturiana, mi abuelo andaluz, más bien moro, mi otro abuelo italiano y la otra abuela descendiente de tehuelches. Rara combinación para un sereno.

    beso,

    En silencio venís a confirmar tus palabras.
    gracias,
    besos.

    Merce, entre las pendientes de lo que vendrá será visitar tu Barcelona, no la actual, sino aquella que descubren tus perspectivas.
    besos,

    ResponderEliminar
  6. sentido de corazon, las entradas que nacen de esta parcela tan privada, y que aveces hacemos tan publico en los blogs, nace las mejores entradas, o al menos de ella se percibe algo que nos abre una sonrrisa al acabarla.
    un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Me ha llegado el sabor de tu abuela, quizás porque miramos el mar desde idéntica orilla...Un abrazo bien fuerte

    ResponderEliminar

cuentame tus luces