miércoles, 10 de febrero de 2010

El campo

Si vieramos el universo realmente, lo entenderíamos.
Jorge Luis Borges.

Luego de pensarlo bastante se decidió. Marcos entró en la inmobiliaria buscando ese campo de estrellas. Alguna vez estuvo disponible para él pero ahora las condiciones habían cambiado. Le atendió un señor que amablemente le invitó a tomar asiento. Le ofreció café al tiempo en que le mostraba unos folletos del loteo. El vendedor le dijo que quedaban muy poquitos y que había mucha demanda. Que el precio había subido y que ahora tendrían un valor diferente. Marcos bajó un poco la cabeza y arremetió como si tuviera un cuchillo entre los dientes.
---Quiero ese lugar, cueste lo que cueste.---
El vendedor le miró fijo. Se rascó la barbilla.
---No es por el precio. Estos lotes se dan por merecimiento. Entienda que ud. tendría que renombrarse. En principio me cuesta venderle algo así llamándose Marcos.---
---Es que toda mi vida me llamé y me llamaron así. No entiendo.--- le dijo bajo, casi susurrándole.
---Un campo de estrellas no es un lugar común. No puede cercarlo. No puede "enmarcarlo". Lo encontrará en las personas que ama. No lo puede enmarcar. ¿entiende?---.
Marcos se volvió a su casa cambiando recorridos. Estaba enojado. Caminaba y bebía madrugadas. Hizo terapias con algunas flores. Cambió su búsqueda. Otro barrio. Otros amigos. Otras mitades. Otras comidas. Otros tiempos. Otros de otros de otros hasta renombrarse.
Era otro. Volvió a la inmobiliaria para ofertar por el campo.
El vendedor le topó en la entrada.
--- Vengo por el campo, ¿recuerda?---
---Se… pero digame ¿para que lo necesita?---
--- Estuve esforzándome para ser otro. Para renombrarme. Para dormirme en estrellas y despertarme con la luz de los cometas. Para hacer otros amigos que acompañen el viaje. Estar en otro barrio. Comer otras comidas. Vivir mejor otros tiempos a los pautados. Para ser otro…para amarme y amar…--- Marcos pausó de repente.
El silencio enmudeció al universo.
El vendedor le sonrió levantando su ceño y le dijo.
--- Entonces, ¿ para qué quiere algo que ya encontró?---

12 comentarios:

  1. Darse cuenta no es poca cosa.
    Marcos tiene un tesoro.
    Que suertudo.

    Besos, Fá.

    ResponderEliminar
  2. No sé qué decir, Fabio, hermosa metáfora, hermoso relato, bellísimo mensaje....¡Gracias!

    Un gran abrazo,amigo.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué cuento más bonito, Mr.! Un campo de estrellas... está bien pensar que vivimos en uno, no?
    LADY JONES
    Un beso grande, Mr., de los de arrancar sonrisa....

    ResponderEliminar
  4. ¡Tu campo de estrellas me ha deslumbrado!

    Un beso sin enmarcar!

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno!!!

    estare visitandote.
    Saludos desde Montevideo.Luis

    ResponderEliminar
  6. Sabían lo que hacían los dioses cuando escondieron la felicidad dentro de nosotros mismos, aunque no sobrarían más vendedores de campos de estrellas para recordárnoslo. Veo que tus letras no solo mantienen el sabor sino que como el buen vino, mejoran (si ello fuera posible).
    Un campo...de besotes : )

    ResponderEliminar
  7. pero está bueno seguir buscando!


    me gusta esta historia!


    besojos

    ResponderEliminar
  8. Brillante Sereno! Y ese vendedor está contratado en la inmobiliaria Borges.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. !Qué empeño ponemos todos en buscar lejos y en otros lo que realmente llevamos dentro! sólo cuando alcancemos el silencio nos daremos cuenta. Hay demasiado ruido a nuestro alrededor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Un vez que lo encontremos, ya solo nos quedará entrar.
    ...porque encontrarlo y no pasar... es de necios ¿no?
    beso,

    ResponderEliminar

cuentame tus luces