lunes, 1 de noviembre de 2010

Roma

Junté fuerzas y partí
por un camino que jamás
me llevaría a Roma.
Me quedó
alguna sombra
boyando por ahí
y otra por allí.
Me quedó
tu mirada de silencio
al hablarme callando.
Entonces mi prepotencia
hincó la muerte en otros sitios.
Hoy no estoy necesaria-mente vivo sólo por respirar.
Aunque a veces sólo eso me acompaña.

7 comentarios:

  1. La imagen es desoladora, espero que estés bien:) un gran abrazo:)

    ResponderEliminar
  2. Respiras, mas te falta un latido .

    beso,

    ResponderEliminar
  3. a veces pasa, si. pero se aprende, también.

    besos

    ResponderEliminar
  4. A veces Roma no sólo queda demasiado lejos, sencillamente no existe. Por más fuerzas que uno tenga.
    Bien, me gustó.

    Jeve.

    ResponderEliminar
  5. Al menos quedó una mirada Sr. Sereno! Hay viajes a lugares de muerte que ni siquiera llevan los ojos de algún recuerdo.
    Y el increíble misterio resulta al darnos cuenta que al respirar estamos todos juntos.
    Besos desde este barrio con flores y viento de arroyo guardado bajado el asfalto!

    ResponderEliminar
  6. Algunas veces sólo nos queda tomar ese único camino que no lleva a Roma...
    Algunas veces sólo nos queda juntar fuerzas y partir...
    Parece ser que el mundo es diferente tomando por otros caminos.... ;)

    Hermoso poema....!
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. No solo respirar es vivir... Si duele, es señal de que uno está vivo. Que triste conclusión.

    Besos desde la roca que me cobija

    Mar (... La vendedora de humo)

    ResponderEliminar

cuentame tus luces