sábado, 9 de mayo de 2009

El ascensor

Planta baja
Entendeme, sé sincera.
subámos.

Piso 1
Soy tu risa afín y tu jaleo.
Riámonos.

Piso 2
Sé mi guarda de mimos.
Hagámos.

Piso 3
Soy quien se atreve a volar. Oasis y coraje.
Soñemos.

Piso 4
Sé vos misma en mí. Sin amarras.
Soltémonos.

Piso 5
Soy estampa y no firma.
Vinculemos.

Piso 6
Sé vida espinada con rosas y fragancia.
Vivamos.

Piso 7
Soy compañero irremediable.
Reinventemos.

Piso 8
Sé mi manzana prohibida.
Pequemos.

Piso 9
Soy los nombres que vienen conmigo.
Renombremos.

Piso 10
Sé el signo de luz que descubrí queriéndote.
Iluminemos.

Al llegar a la terraza del cielo
nunca
olvidemos que
Siempre
venimos desde la planta baja.
y el viaje es
lo que vale la pena vivir.
.

15 comentarios:

  1. Qué bello mensaje encerrado en las misteriosas fronteras de ese ascensor, y adoré la imagen de esos antiguos, más "humanos" que las cajas modernas
    Besos

    ResponderEliminar
  2. LLevas razón ,el viaje es lo que nos toca vivir, con nuestras angustias y nuestras alegrías, nuestras dificultades y nuestras facilidades.
    Saludos desde La ventana de los sueños.

    ResponderEliminar
  3. He subido al ascensor en la planta baja y no sabía en cual bajarme (todos los pisos me gustaban) y al final he llegado hasta la terraza del cielo. Voy a bajar por las escaleras para volver a subir por el ascensor me ha encantado. Besos

    ResponderEliminar
  4. A un ejercicio de imaginación invitan todas las plantas que tu ascensor recorre.

    Un saludo, farero.

    ResponderEliminar
  5. Viva el viaje! Viva la vida,Sereno!


    Diez besos hasta la terraza!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. "Si aceptamos que en la vida las escaleras se hicieron para subir y bajar, y en un momento
    determinado, llegados a lo alto, al décimo piso,
    de repente nos encontramos que debemos bajar, por una decisión a nuestro juicio equivocada, tan sólo porque alguien así lo decidió, no debemos temer nada, hay cosas que hay que aceptar, aunque no sepamos por qué, hay decisiones sin razones que dar.
    Y aunque estemos en el décimo piso, no hay que vacilar, tan sólo con decisión comenzar a bajar.
    Y llegados al noveno,si tienes miedo, puedes mi mano tomar, que sabes seguro que te he de cuidar.
    Ahora estamos en el octavo, aún queda mucho que bajar, no llores por ello, pronto se pasará, y tendrás que pensar en volver a subir.
    Porque ya hemos llegado al séptimo, te cuento algo íntimo? Siempre te he querido pero nunca te lo he dicho por temor a no ser recibido.
    Ya llegamos al sexto,hoy te has cortado el pelo, qué bella estás, dejátelo así, se ven mejor tus ojos, del azul del cielo,bello contraste con el rubí de tus labios, el rosado de tus mejillas.
    Este es el quinto, alguna vez pensaste en besarme en un rellano, temiendo que alguien bajase ó subiese, sorprendiéndonos besándonos?
    Y en el cuarto, ya no queda mucho por pensar, date prisa, dime si me quieres, no puedo esperar, la escalera se acaba y necesito saber, no quiero desesperar.
    Aunque este es el tercero y si no te lo digo reviento, sabes lo mucho que te quiero, que por tí los vientos bebo, a qué esperas entonces, si sabes que de amor por tí muero?
    Hemos llegado al segundo, y aunque tu rostro permanezca mudo, pienso mover el mundo, para ver si en su giro, pierdes el equilibrio y caes en mis brazos.
    El primero.....y sigo sin saber nada de tí, a qué esperas, sólo queda un pequeño tramo, y mis amagos de mover el mundo eran sólo éso, amagos, porque ya no tengo fuerzas, ya no tengo ánimo, sólo me queda en la garganta un nudo amargo, ácimo.
    Bien , ya hemos llegado, yo ya me voy, debo encauzar mi vida, debo pensar como volver a subir, porque así funciona el mundo, es un contínuo empuje hacia nunca sabes qué pero que te obliga a no pararte, por perder el tren, ese tren que te lleve a saber aceptarte, a subir tu autoestima, porque es la mejor escalera cuyos tramos subir."

    Sereno, un gran abrazo.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  7. A no perder la humildad jamás, sin dejar de crecer con todo lo que eso implica.
    Muy lindo, tu pluma de sueños no descansa nunca.

    Te dejo un bso grande.:-)

    ResponderEliminar
  8. Bueno ...te han dicho tanto ...solo diré lo que siento " es genial " y me subo a ese ascender de amor y complicidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. que deli leerte... me quedaría un buen rato en el piso 7.
    un beso

    ResponderEliminar
  10. Hermoso y placentero viaje.
    Un besito Rosario

    ResponderEliminar
  11. La imagen invita desde un antiguo ascensor de sólida madera y ventanitas sin tiempo, cada parada la continuidad de un día y de una vida, cristaliza el momento, y cómo diría Johnny en El Perseguidor "¿Cómo se puede pensar un cuarto de hora en un minuto y medio? (...) las estaciones son los minutos, comprendes, en ese tiempo de ustedes, de ahora; pero yo sé que hay otro, y he estado pensando, pensando..."
    Me subo al viaje, a cada piso, cada parada y cada inicio...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. que tal!! despues de un tiempo he regresado...
    un abrazo..

    ResponderEliminar
  13. yo me quedaría en el piso 8, pero me gustaría poder visitar el 10.
    besos

    ResponderEliminar
  14. jaja si al final vamos a atascar el octavo! De todas formas como dice Atenea bajo de dos en dos las escaleras para volver a subir y disfrutar del viaje en tus letras. He dejado los besotes detrás del botón de emergencia

    ResponderEliminar

cuentame tus luces