lunes, 16 de noviembre de 2009

rayito entre los dedos.

foto cortesía de Rous.


---Se coló la luz entre mis yemas.---dijo el índice.
El dedo se halló importante.
Al brillo mágico del resplandor se floreó frente al anular. Siempre tan irónico por ser el mayor, el anular le observó orgulloso desde la huella dactilar de sus laberintos.
---Mira la luz que he captado...— dijo el índice y agregó silencio.
---Que buena está, pero verás, la luz la encuentro siempre, pues, sabés que me introduzco en lugares en los cuales la luz tiene otras formas.---

En un par de instantes luego, movido por una ola de endorfinas, el anular viajó a donde la luz se halla mojada.

11 comentarios:

  1. Que bonito y original tu texto.
    Me ha gustado.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Una creación bien pensada!!! Te felicito!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso texto.
    Fascinante blog.

    Saludos.
    ¿Puedo seguirte?

    ResponderEliminar
  4. Y Lady Jones hoy se queda pensando en este cambio de registro.... Un beso, mr.
    Espero estés bien.
    LADY JONES

    ResponderEliminar
  5. Vaya!!
    Me sorprendes querido amigo, Te felicito por éste rayito de luz.

    Mis besos ... siempre.

    ResponderEliminar
  6. Que P viaje de dedos poderosos, que vuelo de a todo dedo. Es como para declararlos únicos reyes ginecológicos... :)
    Me gustó Sereno!

    Beijos y besos

    Estercita

    ResponderEliminar
  7. Desde la huella dactilar de mis laberintos, observo irónica yo, el conocimiento de las tareas y funciones del mayor de los hermanos.

    Simpática observación.
    beso,

    ResponderEliminar
  8. Excelente tu poder de creación..muy original poema.
    Me encantó.

    Cálido abrazo

    ResponderEliminar
  9. mirá vos las endorfinas y tus letras!

    me gustó eso de la luz mojada


    besojos

    ResponderEliminar
  10. Me quede maravillada, que linda manera de describirlo.
    abrzos,
    Brezza

    ResponderEliminar
  11. Los rayitos poco a poco van llegando, y tú sabes a lo que me refiero verdad espejito? :) Los rayos queman, y no sólo en los dedos, sino también el alma, pero es preciso que quemen verdad?

    Un abrazo Fabio

    ResponderEliminar

cuentame tus luces