viernes, 27 de noviembre de 2009

Mudanza

Mudanza. Luego de andar aprendiendo a ser flexible por ahí. Al fin el sitio deseado. Afuera, revela el adentro. Hacía falta. Ya estoy en ocho mudas de casa. Casas que han sido hogares y de las otras venidas a espacios amoblados. Trato de reducir al mínimo las expectativas, como en la vida misma, no quiero ilusionarme tanto. Tratándose de mí, eso es una quimera. Me reitero en encontrar la forma de no agotarme, en vano no lo logro. Entonces repaso sobre las cosas guardadas por afecto, porque algunas estaban perdidas en mi memoria, porque es una tarea solitaria de reencuentros, porque me gusta compartirlo, y porque digo sí a la elección. No tengo plan de saneamiento. Dejo que fluya. Como siempre, doy a quienes me regalan. Para qué describir el lugar sin pasar por lo que me provoca. Al desarmar las interminables y cajas de Pandora de cartón y las bolsas de consorcio me descubro siendo otro. Con otra lectura sobre las “cosas” que acompañaban lo que fuí. Entonces, me repito comprando cosas que ya tenía. Inconciente aire renovador de adentro que se ve en el afuera. Mis amigos íntimamente presentes. Veo, huelo, toco, hablo y escucho con los que vivieron ahí. Me río solo al punto de lagrimear. Quiero más verde, menos azules, más amarillos y rojos que grises. No entiendo al calefón y me cuesta cocinarme. Deseo a mis hijos riendo en el living. Enlazo mundos, como puedo, como me sale. Hago el esfuerzo. Me conmuevo. Me entero que estoy hecho de emociones y carne. Me sirvo una copa de vino. Me encanto de estar acompañado por quien me ofrece. Me ensortijo en un sueño nuevo. Estoy cansado pero duermo sin tiempos. Doy gracias por todo. De a poco me conecto con la energía de la casa.
Alguien me dijo que mi destino tenía sabor a mar. Al menos por un tiempo, deseo que sea mi hogar dulce y salado.

12 comentarios:

  1. SERENO!!!!!!
    Lindo Sereno, lleno de mares, de ires y venires, de vida.
    Che, me gusta la gente de emociones y carne, sé que vibran, que tienen energía de la que se contagia, esa que se potencia en los contactos, aun cibernéticos.

    Uno aprende Sereno, y aprende a palos, pero ya no en vano, que el lugar en el mundo está en uno mismo y donde uno lo lleve y hasta cuando uno quiere, y olerá a mar, a arena, y más tarde, quien le dice que sea cemento o a montaña.

    Donde uno esté bien, en permanente búsqueda y movimiento, siempre, hasta que la quietud de la muerte nos tome cansados de pelearla y disfrutarla.
    Bien, bien, bien, por usted, sus ganas y su afecto!

    Claro que nos vemos amigo, seguimos teniendo motivos para festejar!

    Un abrazo de esos que nosotros sabemos, todos locos y con tantas ganas de encontrarnos siempre, desde el afecto y a pura risa

    ResponderEliminar
  2. querido farero:
    como cuando era gurisa me maravilla la mudanza de la cigarra: se muda porque crece, deja su casa finita y vacía, y se va ella y con todo.
    y siempre cantando!
    que sea salado y dulce, que sea con vino y risas, que sea con los ojos serranos ahora extendidos en el mar de sus niños. que sea con sueños nuevos y posibles...
    que sea la felicidá... y ya!


    (notesé que le llamé "farero")

    ResponderEliminar
  3. Uy estos sentimientos son poderosísimos, te juro que admiro que hayas podido describirlo de esta forma, me contagiaste un tipo de euforia placentera, esa de correr atrás de nuestros deseos, diseñarlos, realizarlos. Estás en vivo y en directo contando el sueño en la propia realización que continúa realizándose. Lo sanado no necesita saneamiento y podés y te sale y vamos que venimos, che.
    Mientras te leo de un ojo me cae una lágrima salada, del otro una dulce, las chupo y es tan rico, creo que estoy viendo tu hogar, está despelotado porque es justo eso, un hogar.

    Obrigada Garoto, valeu!

    Hasta luego

    Estercita

    ResponderEliminar
  4. Tu destino no solo tiene sabor a mar...está acompasado por la melodía de sus olas, que se acurrucan en tus palabras, para deleitarnos a todos los que tenemos el agrado de leerte...

    Delicioso!

    Un abrazo, saludos

    ResponderEliminar
  5. Ese sueño nuevo que se despierta a orillas del mar, tendra olas: de colores, de risas, de tus peques.
    El sabor del vino en compañia, la luna en lo alto del bosque y al despertar siempre el calor del sol de cuatro estaciones.
    La felicidad con el sabor dulce y salado.

    Besos, Fa.

    ResponderEliminar
  6. alguien también me dijo que ciertos detalles no se olvidan, que no se pueden obviar, que el desuso de tanto grito sordo tiene resultado distinto no parecidos a otro anterior,

    las imagenes recurrentes que me vinieron despues de leerte me gustaron,

    de comentario en otros lugares conocí este espacio,

    hasta luego

    ResponderEliminar
  7. Que tu nuevo hogar sea dulce y salado, ambos se potencian en sabor, como muy bien saben los reposteros del mundo. Que la luz de tu faro no deje de alumbrar te deseo.
    Gracias por compartir.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pobres caracoles, cuántas emociones, cuántas sensaciones se pierden por no poder hacer una mudanza...!

    Un beso hogareño!

    ResponderEliminar
  9. El hogar cerca del mar, la brisa, los atardeceres, las emociones que dejamos de contener .... me gusta Farero.
    Como siempre un placer leerte.

    Mil besines

    ResponderEliminar
  10. Dice el diccionario que la mudanza son movimientos que se hacen a compás en bailes y danzas. Y que en música, es el cambio de nombre de las notas en el solfeo antiguo, para poder representar el SÍ cuando aún no tenía nombre.
    Que encuentres el nombre de tu SÍ danzando en esta mudanza marina.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. A veces duele cuanto se deja atrás, pero si tienes ya algo por delante, intenta disfrutarlo con todas tus fuerzas, y si tu hogar de muebles estuviera vacío, nosotr@s tus amig@s lo llenaremos, de risas y abrazos, de cariño envuelto en múltiples y coloridos lazos, de vino y de rosas, de copas de elixir de afecto mágico, de humo de hogar, de cálido ¡Hola!, de sentidos mil revueltos con apretones de manos, de miradas que te digan: "Estamos aquí, no estarás nunca sólo". Y si tienes el mar, contigo, a tu lado, será compañía , la misma, aunque te parezca que haya mutado, será aquella que nunca te ha faltado a donde quiera que te hayas mudado.

    Levantaré mi copa brindando por tí, sereno de faros,imaginando que estás conmigo, aquí, para escuchar de tus labios, uno de tus poemas,ó cualquiera de tus hermosos relatos.
    Encenderemos el fuego, llenaremos nuestras copas, pintaré algunos cuadros y escribirás versos y prosas, ignorando la física ausencia, trastocada en aparente presencia...
    yo me conformo con poderte leer, a estadios ignotos de la mente me transportas.

    Gracias por este destello de luz de tu faro,
    y ojalá te sientas feliz, con tus peques, con nuestros cálidos comentarios.

    Un abrazo enorme, Fabio.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  12. Ocho mudanzas!!!... bien valen una copa de vino.

    Espero que ese nuevo hogar te traiga cosas buenas. Y que ese faro siga brillando

    Fátima

    ResponderEliminar

cuentame tus luces