jueves, 8 de diciembre de 2011

Diciembre

Diciembre es un mes de encuentros. Así también de despedidas. Es el tiempo de excusas para dejar atrás o encarar tiempos nuevos. El espejo. Cierre calendario de un ciclo. Casi no se trabaja, se consume. Época de balances. Como soy básicamente atemporal, mis balances son en otros períodos pero igual acompaño. Se elige eligiendo. Se continúa continuando. Mes sensible al sentido. Se inicia la despedida se despide lo vivido. Se inicia el encuentro se encuentra lo sentido. Quien no se haya vestido para la ocasión en el año, lo hace en diciembre. Se toman fotos. Se filma. Se crea para recordar. Se brinda por los que están por los que no y quisiéramos y por los que realmente quedaron en el camino. Nombres. Todos los nombres. Compartimos esa alegría o esa tristeza con los que se acercan. Soltamos amarras. Dejamos partir. Partimos hacia las ganas de estar mejor como único puerto deseado. Contamos historias y escuchamos otras. Se toma. Se come. Se da y se recibe. Se disfruta o se padece. Se vive. La despedida es el encuentro de otro viaje. Son sólo puntos de vista. Hay quienes despiden el año y quienes se encuentran con los afectos.
Mi corazón se tuerce en diciembre para acomodarse en el huequito que da amor.

2 comentarios:

  1. Diciembre, mes difícil para los que escondemos el corazón.
    Me uno a "La despedida es el encuentro de otro viaje.
    Un beso....

    Me gusta tu sitio con tu permiso me quedo.

    ResponderEliminar
  2. Diciembre y sus días. Descreo de los balances pero los entiendo y de una u otra manera, uno termina haciéndolos. Quizás hay que transitarlo como celebración de la alegría. no sé.

    Saludos desde el sur, recorro tu espacio y me siento muy a gusto.

    ResponderEliminar

cuentame tus luces