viernes, 6 de agosto de 2010

el perro

Cuando a Ricardo le mordió aquél perro ya no hubo más que resignación. Tardaba la herida en sanar y decidió visitar al médico. El doctor le pidió que trajera el perro para analizarlo, y tal como lo sospechaba, tenía rabia.
--Lo siento, me temo que es tarde para aplicarle el suero.-- dijo consternado.
Ricardo se sentó. Respiró profundo y comenzó a escribir inmediatamente.
--Lo entiendo-- agregó el doctor-- pero no hace falta que se ponga a escribir su testamento--
Ricardo lo miró fijo y respondió.
---No estoy haciendo mi testamento. Es una lista de las personas que voy a morder.--

12 comentarios:

  1. Evidentemente ya tenía los primeros síntomas ;)


    Saludos
    Jeve.

    ResponderEliminar
  2. Bien por Ricardo. Esa es una actitud vital!!! Que te vas a poner a llorar encima? Hoy lo contaré en una cena y quedaré como un lord inglés (por supuesto citaré la fuente... de ravioles)

    ResponderEliminar
  3. Tomándolo como chiste,tiene mucha gracia. Es curiosa nuestra atracción hacia el humor negro. ¿Será que todos llevamos un componente macabro en la sangre?

    Mirando más allá.
    Si rebuscamos y lo convertimos en alegoría, tiene un sabor a revanchismo en el que a veces el hombre focaliza los resultados de sus negligencias o impotencias.
    Papel y lápiz.
    Ponga un culpable en su vida.
    Siempre hay presas susceptibles de ser abatidas.

    beso,

    ResponderEliminar
  4. Tengo una lista grande yoooo!
    Jjaja buenisimo sereno!

    ResponderEliminar
  5. jaja, que buena metáfora, narrada magistralmente.

    Un bso

    ResponderEliminar
  6. Esta sí que es buena, Fabio, ni me lo esperaba, porque no estoy acostumbrado a leerte relatos como éste....me he reído con ganas, gracias.

    Un abrazo enorme.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  7. y es que la rabia no muere así de fácil!
    siempre queda la venganza rabiosa por transmitir...

    Es preferible matar la rabia, o que muera en uno mismo. (siempre).

    Besos sereno!!

    ResponderEliminar
  8. pd, aunque ciertas veces, a ciertos "bichos",
    es sumamente "necesario" más que morder, masticarlos!!!!!!
    ainssssss jajaja!

    "¿Que yo me contradigo?
    Pues sí, me contradigo.
    Y ¿qué?
    Yo soy inmenso, contengo multitudes".
    (Walt Whitman)

    .·*

    ResponderEliminar
  9. ... Y yo.
    :-)
    Forever. Es marca de nacimiento.
    ¿ Y qué?

    beso,

    ResponderEliminar
  10. Jaajajajaj, mmm, debería yo haber hecho lo mismo cuando pasé la varicela cachiiiis!!, ajaaja.

    Saludos

    Mar ( ... desde un faro en mitad del mar)

    ResponderEliminar
  11. Ja ja ja ! Buenísimo Sereno, hacer reír a alguien es una de las maravillas de esta vida, a la que pocos acceden... Me hiciste soltar una carcajada...y es tuya ! Besos

    ResponderEliminar

cuentame tus luces