viernes, 11 de junio de 2010

el espejo del callejón sin salida

“El tiempo sólo cura la soberbia cuando ya es tarde orgullo”.
Del coleccionistadesoles de “El lado oscuro de la sombra”.



Me fui queriendo quedarme
Ausente con aviso.
Intenté incendiarlo todo.
Detuve sístoles y diástoles.
Tapé la boca a los vientos
y los oídos al suspiro.
Perdí brújulas en el mar
y no me gusté nada perdiéndolas.
Escondí poemas a las lunas
y sólo menguaban de tanta pena.
Se cerró mi cajón.
En el sepelio lloré más que nadie
junto a mis rutinas seguras.
Y cuando creí después
de un tiempo sin tiempo
que todo se había esfumado
entre naufragios y olvidos.
Me ví sólo.
En aquél segundo incendiario
otorgué la espalda al espejo del callejón sin salida.
Entonces supe que había algo más poderoso
que el amor,
y eso fue mi cobardía.

6 comentarios:

  1. Deberas escuchar un poquito mas a Silvio Rodriguez cuando canta:

    "La cobardía es asunto
    de los hombres, no de los amantes.
    Los amores cobardes no llegan a amores,
    ni a historias, se quedan allí.
    Ni el recuerdo los puede salvar,
    ni el mejor orador conjugar."

    Beso.

    ResponderEliminar
  2. Silvio " bis ".

    Pero rectificar es de sabios...(dicen)

    beso,

    ResponderEliminar
  3. Usted escondió poemas en las lunas

    y yo
    las escondí debajo de la almohada.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Genial genial Espejitoooo!! :D Ains que bien se te da la poesía... Ni la recargas ni las dejas hueca como otros tantos hacen... me encanta Fabio! Un besazo enorme y gracias por lo de "linda" jejeje. Muaaaaaaaaaaaaak!

    ResponderEliminar
  5. Fabio...por primera vez no tengo palabras para comentar este poema, sólo decir que es de lo mejor que nunca he leído....¡¡Gracias!!

    Un fuerte abrazo.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno. Felicitaciones. Me quedo con eso, de: "Entonces supe que había algo más poderoso
    que el amor,
    y eso fue mi cobardía.", pero coincido con Cecy y su cita de Silvio Rodríguez.

    Saludos

    ResponderEliminar

cuentame tus luces