domingo, 28 de marzo de 2010

aurora

Cuando vuelvo a mi espejo,
sonrío en la aurora compartida de tu mirada
todos mis olvidos y la noche.
Detrás de tus faldas y tus cordilleras
yacen solitarias cicatrices de ayeres dolidos.
Cuando vuelvo a mi espejo,
vuelvo ahí.
y volvés conmigo.
Desnudos, fieles y reales.
Juntamos pedacitos de memoria.
Vemos juntos todas las piezas.
para volver de dónde no debimos partir.
para estar a donde siempre damos.

6 comentarios:

  1. Estos momentos únicos e irrepetibles se vuelven todavía más mágicos al ser contados por tu pluma extraordinaria.

    ResponderEliminar
  2. Lindo espejo magico.
    Donde siempre se dan cosas buenas, se quiere volver.

    Precioso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. "Detrás de tus faldas y tus cordilleras
    yacen solitarias cicatrices de ayeres dolidos."


    Mi Dios Sereno! Cala hondo!

    ResponderEliminar
  4. Pues si espejo,
    si aurora, si mirada
    Si fieles y de verdad
    Si volvés y vuelve
    si recompones y das...
    eso no da en rosa,
    Es luz Boreal.

    beso,

    ResponderEliminar
  5. precioso, sereno..., precioso!


    y bonito complemento el de Juncal, por cierto.
    debo decirlo.

    ResponderEliminar
  6. Bello y meláncolico...
    "yacen solitarias cicatrices..."
    Gracias...

    ResponderEliminar

cuentame tus luces