miércoles, 31 de marzo de 2010

Milagros

"Creo que si miráramos siempre al cielo, acabaríamos por tener alas."
Flaubert.
Recorriendo la costa lo ví tan sólo como el mundo. Estaba recostado sobre su caña. Era una columna que emergía del suelo. Imaginé que él creía que se trataba de un pararrayos. Estaba un tanto ido en su viaje. Ganaban sus pensamientos el horizonte. Perdía su mirada en los anillos plateados de la caña. La acariciaba como si fuera la espalda de una compañera. Ella lo sostenía y él la incentivaba.
---Esta noche no me falle, eh… mire que estrellado está.--- le decía cómplice.
Me acerqué sigiloso como quien pide permiso para hablar. Me senté a unos metros. Era penumbra. Las formas se diluían con la noche. Entonces le hablé.
--- ¿Hay pique maestro?---Hubo un silencio atroz.
--- Mire… eso, no es lo importante. Vengo acá para estar sólo con mis ilusiones.---
--- Ahá, claro.--- asentí.
--- La verdad, espero que alguna vez pueda pescar algo que me haga digno. No para contarle a los amigos como hacen todos los pescadores. Si lo lograra, ese sería mi secreto. Entretanto, espero...siempre espero.--- armaba su anzuelo hablando en voz baja.
Mientras la noche se tragaba las últimas luces seguimos conversando sin saber porqué.
---Seguramente, alguna vez habrá pescado algo interesante.--- comenté.
--- Nunca pesqué nada interesante. Es que, no quiero peces, quiero sólo ilusiones. Es difícil pescar ilusiones. A veces uno mismo termina siendo la carnada de alguna mujer que lo hace sufrir.--- aseguró al tiempo que recogía su equipo.
Ya se instalaba la noche cuando apareció una linternita desde el muelle. Hacía círculos y barras en el aire. Una vocecita acompañaba el movimiento. Cantando y acompasando se nos acercó rapidamente. Subió de tono la canción y despertó en alboroto a las gaviotas.
---¡Abueloooooooo!. ¡ Vamos que ya está la cena servida !--- gritó en perfecta directiva.
El pescador me guiñó un ojo. Recorrió su línea cuidadosamente. Al enroscarla advertí que los anzuelos estaban sin carnadas. Al darse cuenta de que lo ví, me miró, torció su boca y subió sus cejas.
--- Despídame de doña Milagros si la ve. Claro que si se atreve a proponerle algo se ganará un enemigo.--- me confió tomándole la manito a su nieta.
Milagros hacía unos años atrás había salido a nadar sin volver a la costa. Un miércoles de mayo se había llevado sus sueños al mar. El arrojaba la línea durante todos los jueves. Así, creía sentirse más cerca de la ilusión de rescatarla y de volver el tiempo atrás.

15 comentarios:

  1. qué bonito y triste a un tiempo, pasado y presente :) biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Qué contundente...no me dí cuenta y me quedé en la costa de este relato...esperando el pique...
    Hermoso!
    Besosssssssssmilessssssssssss

    ResponderEliminar
  3. ...a veces busco descanso en la prosa.

    Me invaden los salinos, los matices escondidos y ese escalofrío que surca la espalda cuando piensas en el tiempo, en su paso, en lo que te arrebata y en la múltiples maneras en que pretendemos ilusionados que vuelva atrás...

    Un beso(salado) desde las costas del cantábrico.

    ResponderEliminar
  4. Y si te digo que me emocionó?
    Estoy mas que segura que me crees.
    Tanto como creo en las ilusiones.
    Ojala que algún que otro Milagro se cumpla.

    Bechios Lindo!

    ResponderEliminar
  5. Me alucina el poder que tienes de dar un sabor de paz a una materia prima bravía de ansiedad. Los anhelos.
    Conviertes la vehemencia en serenidad.
    ¿Presente y pasado?
    No.
    Anhelos habla de futuro.
    Milagros es el mañana del pescador paciente e ilusionado.
    Precioso.
    beso,

    ResponderEliminar
  6. El diálogo es un viaje hasta el horizonte donde reposan los sueños y la esperanza permanece intacta, precioso.

    Beso.

    ResponderEliminar
  7. Tanta historia, tanta vida, concentradas en tan pocas palabras! Me rindo ante este Milagro.

    Un gran beso!

    ResponderEliminar
  8. qué lindo este relato...., casi como los de .......Pueblolindo, era?

    escuche, no se olvide de acá con todo ese mar,eh?

    besojos

    ResponderEliminar
  9. Un texto lleno de enigmas que invitan a la reflexión sobre la busqueda y la esperanza. Una maravilla. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. El sabor a sal, la delicia de las palabras me transportaron....bello se queda corto.

    Biko.

    ResponderEliminar
  11. Es que la espera de "milagros" es también, muchas veces, la que nos hace nacer alas.
    Maravilloso relato,Fabio
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Por momentos me sentí con una serenidad cuando lo leia.
    Despues toque mi alma algo de tristeza, pero fue una bonita tristeza, la de los relatos que saben dejar huella.
    Besos sereno de los faros!!!

    ResponderEliminar
  13. "Creo que si miráramos siempre al cielo, acabaríamos por tener alas."

    ...entonces, ya yo las tengo, porque me paso mirando al cielo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. ...permiso, vengo a confesarle que se ha piantado un lagrimón, bellísimo todo, su relato, el viejo, el amor, la ilusión...

    ResponderEliminar

cuentame tus luces