martes, 30 de marzo de 2010

tormenta


Caía la tarde en los médanos y el viento se acercó sin permiso. A decir verdad, nunca pide permiso por éstas comarcas. Recogí algunas compañías que suelen estar conmigo cuando la paso bien. Termo, reposera y algunos cigarrillos. El clima de a poco cambiaba el paisaje. Azules y negros mientras todo volaba con la arena. Ví la transformación. Aquél viento se hizo vendaval. Algunas pocas almas dejaban la playa zigzagueando de la tormenta y no me quise ir. Me quedé sabiendo que todo pasaría. Me hice un bollito con la remera y dejé que la arena castigara mi piel con fuerza de caos. A ello le sucedió la lluvia. No alcancé a reír que ya estaba empapado. Ni envolví las cosas que ya estaba en el mar. Estaba sólo casi loco. El mar con la lluvia. Esa sensación de exquisita libertad era un bien mayor. De golpe cuando asomó el sol sentí la renovación. Un sol tan intenso como los recuerdos con sol.
Ahí nos vimos.
Mi sombra y yo nuevamente haciendo las paces.

10 comentarios:

  1. Nada mas bonito que hacer las pases con tu sombra!
    Disfrutar de la naturaleza a pesar de las tormentas, de la lluvia, de lo que sea, es grandioso!
    Feliz Semana Santa Sereno!

    ResponderEliminar
  2. yo también me reencontré con mi sombra en la playa, una tarde de mayo.


    mil besos,vecino*

    ResponderEliminar
  3. Que lindo que te empape la lluvia a orillas del majestuoso.

    Besitos Fa.

    ResponderEliminar
  4. lindo, lindo ! Casí se te ve allí entre tus buenas compañías!

    Salute y éxitos!

    ResponderEliminar
  5. aunque no se vea, estas letras están verdes de envidia de lo lindo que contás esa vivencia.

    besojos.

    que haya buenaventura, chico!

    ResponderEliminar
  6. Sereno en tormenta
    Empiezo por la foto. Fascinante !!
    Es cierto que el clima cambia los paisajes. Totalmente.
    Y la luz con la que se tiñen es un espectáculo.
    Entremos al interior.
    " me quedé sabiendo que todo pasaría"
    Quizá sea ahí donde encontremos el encanto de las tormentas. Porque sabemos que son pasajeras. Y también quizá por eso necesitemos vivirlas en soledad y en libertad. Sentir que la tormenta es nuestra por unos momentos.
    Y salgamos ahora del mal tiempo para acoger, por contraste, al sol con la misma fuerza que su fuego vuelca tras las tormentas.
    Sí. Son pequeños renaceres.
    Aunque intensos.
    beso,

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno ese final!! La frase de "no alcancé a reír que ya estaba empapado" brilla solita en medio del texto.

    Abrazo
    Jeve.

    ResponderEliminar
  8. “Es una discusión interminable y gratuita.
    Olvídala, hazme caso.
    Lo único cierto es que tú sin tu sombra, o tu sombra sin ti,
    no podréis ser felices nunca.”

    (Consejo que le dio Peter Schlemihl a un melancólico músico de Bremen)
    (del libro,-Los caminos de la Luna- Juan Farias; lo has leído? :)

    Cuando te leo siento arena en mis pies,
    y el murmullo de las olas...

    Un abrazo desde un paraíso entrerriano

    nuiT.·*

    ResponderEliminar
  9. Algo más?
    Enhonrabuena por ese momento!

    ResponderEliminar

cuentame tus luces