viernes, 7 de agosto de 2009

color primario- Rojo

“La vida no se mide por la cantidad de veces que respirás,
sino por los momentos que te dejan sin aliento”
de Hitch.


La manzana del edén mordida era roja. El rojo es un color socialmente picante. El color del demonio culturalmente aceptado es rojo. Como la sangre y la pasión. Los especialistas coinciden en que es un color provocador, irritante, y ciertamente el más llamativo de los colores primarios enseñados. Roja es la capa del torero, los símbolos de stop, las luces de un hotel de alojamiento, las bragas que provocan, el color del deseo. El rojo no descansa. Las piezas no se pintan de rojo porque invitan a no dormir. Rojo es el rubí, la piedra mas amada por las aventureras según “Cosmopolitan”. Las ferraris son rojas, la tentación tiene ese tinte. No existen casamientos de rojo. Si existen las damas vestidas de rojo, envueltas en la necesidad de sobresalir, de generar deseo. Estás en rojo cuando estás en falta. El descubierto bancario en la jerga es “estar en rojo”. Tarjeta roja es la del árbitro que expulsa del juego a los jugadores. “Red” es un bar de San Francisco donde, entre otras cosas, ofrecían transfusiones de sangre. Mi amor es rojo, decía Goldín en su canción más bonita. Rojo es el semáforo que hace detenerse, la marca de la coca cola para resaltar, los atuendos de papa Noel, la cruz de la bandera del inglés que no se cree europeo, la sonrisa del boxeador, el color que lastima y provoca, que sugiere y anima, el derrotero de la armonía, el color que atrae. Rojo el color de la izquierda que demanda lugar político, el que lo siente lo usa .Atreverse es usar rojo. Aunque sea en un detalle, un rush, una corbata, un pin, una señal. El color del calor, del desafío, del que transgrede, del que incita e excita. El evitado, el que choca, el que manda en los colores….rojo es Marte y amarte.
Que sería de mí sin rojos, en algunos momentos como se da la vida.

8 comentarios:

  1. Es curioso que me guste este color ante cualquier otro, cuando son pocas las cosas que me asemejan a él... Mi personalidad va más con el azul, sin embargo, me gusta el rojo... Paradojas...

    Besos...

    ResponderEliminar
  2. qué sería de nuestras vidas sin el rojo!
    sin vino, sin pecado, sin seducción, sin atrevimientos, sin ideas de libertad
    besos, bonito!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado la trilogía completa de los colores primarios.

    ResponderEliminar
  4. India, tal vez, roja vestida de azul queriendo ser verde...

    gracias y beso.

    miralunas, que sería de eso pebeta.(buenisimo tu poema lunfardeado)

    beso,

    petardy, gracias. Ha sido la idea. Me alegro que te haya gustado.

    beso,

    ResponderEliminar
  5. Los placeres suelen ser rojos...la ira seguro lo es...los buenos vinos tintos,corpóreos y animosos...las carnes rojas al asador ...en fin digamos que cuenta con casi toda mi simpatía este alocado color.
    Besosmiles!

    ResponderEliminar
  6. Tres tremendas maravilla, no se puede vivir sin ellas.

    Genial tu posteo, como de costumbre.
    Un beso, Tere.

    ResponderEliminar
  7. Vico, olvidé el tinto y el asadito. Soy un hereje. Debería imolarme por eso.

    gracias y beso.

    Tere, son lo primarios luego vienen los secundarios y así la gamma de colores que nos dan y nos alejan del gris de los días grises.

    gracias,
    beso.

    ResponderEliminar
  8. Estoy como un tomate porque tanto me gustó esta trilogía tuya de colores que se me han caído los besos con carmín entre las cerezas...

    ResponderEliminar

cuentame tus luces