jueves, 13 de agosto de 2009

Semáforos



Me arrastra el infierno del sinsabor.
Nuestros cueros impacientes viviendo entre semáforos.
Ruidos al ritmo de las noticias que nada cuentan.
Olores pérfidos que no perfuman.
Miradas que esquivan miradas esquivas.
Bocas que diciendo ojeras callan el día.
Manos que tocan más cosas que personas.
Amores de confort que salan la piel.
En éste zoológico de animales sueltos y gente atada.
En ésta encrucijada de almas perdidas en el revés del mundo.
Aparecés convidándome ternura en café,
ya no compito con palabras tácticas y frases de neón.
Y una caricia a tu pelo tiene el valor de un que linda te ves.
La trama se enriquece en luz verde al llegar a tus costados.
Y es suficiente propuesta el beso eterno a tu suavidad
que revuelve el viento en mi espalda haciéndole alas.
-.-

7 comentarios:

  1. No me importa el concierto de claxons a mi espalda, no me importa el agente, ni la multa y menos aún la grúa. He encontrado un faro que sonríe palabras tan hermosas que no pienso moverme...
    Una autopista de besotes

    ResponderEliminar
  2. Deje los semáforos, tanto que puedo contar con mi mano con los que me cruzo a lo largo del día, me busqué un zoológico donde no hay animales ni hombres atados, en cambio fue llenado de plantas que florecen embriagando el ambiente, la gente te mira a la cara y te habla sin decir una palabra, si te dan la mano te ofrecen su ternura.

    Piiiiiiiiiii¡ - Señorita quieres hacer el favor de andar, no ves que el semáforo está verde. piiiiiii. (pitada general)
    Porra, ya me ha vuelto a pasar, soñar despierta. :)

    Qué pasada de relato¡¡¡¡

    Besos

    ResponderEliminar
  3. que requetelindo, farolero. un comienzo de hiel y un final de caramelo!


    beso

    ResponderEliminar
  4. Shao, que bueno que te haya llegado.

    gracias y beso,

    Atenea, habrá momentos en que nos quitemos el cinturon de seguridad mental y soltemos al ser para estar desde una perspectiva distinta,

    besos y gracias.

    Juana, gracias por el comentario. Así se me viene la vida...así.

    besos,

    lucia, gracias y bienvenida.

    ResponderEliminar
  5. La belleza, lo sublime, está en lo simple. En mundos de cementos y aceleres, de personas impersonales, de tratos no cordiales y humanidades caídas uno puede encontrar un dulce refúgio al llegar a "los costados".

    genial.

    ResponderEliminar
  6. Un gran contrapunto. Voy a intentar recordarlo cuando la jungla me atormente. Gracias!

    ResponderEliminar

cuentame tus luces