jueves, 27 de agosto de 2009

Samurai

”La estrategia es cosa de reflexión, la táctica es cosa de percepción”.
G.M. Max Euwe

Un samurai no pudo evitarlo. Se enamoró de una doncella.
Ella le exigió lealtad de su amor y le dijo,
---Si vienes a visitarme durante 100 días seguidos a mi puerta. Creeré en tu amor como algo verdadero, y seré para tí por los tiempos que me falten por vivir.---
El samurai, inequívoco en su disciplina, fue a su puerta con una banqueta todas las noches. En sus esperas, por cada diez respiros brotaba un suspiro, se atusaba los bigotes y se quedaba sentado, más quieto por sus armaduras de gala que por su ansiedad, mirando a su ventana. Ella se asomaba, le saludaba meneando la cabeza de un modo reverente y luego apagaba las luces. Al terminar el ritual, él partía sereno.
Llegó a la nonagésima novena noche.
Recogió su banqueta. Ella le sonrió.
Y sólo murmuró bajito.
--- He callado tanto que ya me he cansado de hablarme.---
Asi, en silencio, se fue eligiendo la batalla de no verla más y verla siempre.

13 comentarios:

  1. ¡¡ En la nonagésima novena !!
    Lo tenía en sus manos...
    No, no voy a recriminar la perseverancia a esas alturas.
    Igual fue un ataque de cobardía.
    Igual solo quería el sueño
    Igual no sabe amar más que en ese mundo dirigible
    Igual tuvo un miedo atroz.
    Pero lo que es seguro es que las exigencias fueron demasiadas.
    El amor no necesita pruebas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me escuecen las moralejas agridulces. Me ha gustado leerte. Pasearé por el faro si es que sigue alumbrando.
    Lady Jones

    ResponderEliminar
  3. bueno Juncal, permíteme no estar de acuerdo. El amor necesita pruebas cotidianas y revalidas constantes.

    Gracias por el comentario,
    beso.


    Cuando quieras veni...y que siga tocando ese saxo en el cuarto menguante...

    gracias,

    ResponderEliminar
  4. "por tanto hablarme/ se me volaron/ las palabras/"


    Batallemos,como el samurai.

    Mil besojos,amigo!

    ResponderEliminar
  5. no verla mas para verla siempre..., sólo por no poder evitarlo!

    sabès , farolero? soy tan perceptiva, que puedo disimular la irreflexión de tal modo, que, a veces, parezco una estratega.

    besojos, bonito

    ResponderEliminar
  6. Rayu, me restó al posteo poner el tema samurai de djavan...da justo con el tema.
    y si...batallemos.

    besos,

    Miralunas...que sagaz. Después de todo siempre se vuelve a la estrategia de la ilusión como escribía Umberto Eco.

    besojo y gracias por sentarte a mi lado.

    ResponderEliminar
  7. Besojos

    Dime que esos bigotes son cosquillosos.

    Antes de los 100 dias, un "hara kiri"
    y una muestra de que el amor es un sueño, pura imaginación, y hay que estarlo re-inventando mas o menos cada 100 dias.

    Volver a empezar
    una y otra vez
    (morir y resucitar)
    para que no muera.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. genial genial genial!!!!! sereno

    He callado tanto que ya me he cansado de hablarme.!! me encantó

    un abrazo grande ( y gracias por ser amigo de los pasos de sophia jaja :D )
    beso
    georgi

    ResponderEliminar
  9. Intro...cada 100 segundos diría. El cuento una vez escrito me cuenta y me dice que la idea ha sido el sacrificio y la disciplina, en éste caso, tanto silencio en la promesa calló el devenir.

    gracias, el amor no muere se transforma en otra cosa, aunque la muerte también es transformacion.

    beso,

    georgi, que placer tu visita. Tus relatos son exquisitos y disfruto mucho de la lectura de tus poemas e historias.

    beso,

    ResponderEliminar
  10. Sereno, el amor lo que necesita es alimento, cada día, pero pruebas...no.
    Demostraciones,sí
    Imposiciones afectivas,no.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Juncal, tal vez sea una cuestión semántica, pues asocio al alimento y a las demostraciones como pruebas de amor. La imposición obviamente no es el lado claro del amor, pero entiendo que cada virtud en su lado oscuro compone la escencia. Si la ilusión y el deseo son sus partes de luz ¿ es amor aquél en el que deseamos a una persona tanto que dejamos de ser uno por vivir en la piel de otro?. El hilo es muy delgado entre la perseverancia y la obsesión, entre la conducta y la obstinación. Es increíblemente fino.

    Beso,

    ResponderEliminar
  12. No debatan ...nunca acordarán... y si lo piensan están diciendo lo mismo.
    P.D:modestamente creo que el final es nefasto para la doncella...(no creo que ....en fin)...no hay leyes!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. La doncella se equivocó al incluir "exigencias" en el amor... él no sabe qué es eso, él solo sabe dar. Cien noches de luna rellena de "besojos" ; )

    ResponderEliminar

cuentame tus luces