domingo, 20 de noviembre de 2011

Cebolla.

Lavar la tierra de otros ayeres.
Mirar la cáscara y reír
Ver al ácido que se cuece suave y se endulza
Y cambia el sabor del sin sabor
el brote amargo de crecer,
a pesar de todo,
a partir de todo.
No fueron obstáculos la sequía y el viento.
Fueron amigos reales del nacimiento.
Aquél día en que fue noche todo el día,
intenté no llorar y lloré más todavía.
Tu puñal hincó impotencia en las capas
y en mis arcones de memoria compartida.
Aquello no era una cebolla
Aquello fue mi corazón
que se partió en mil mitades.
En mil partes esparcidas.

4 comentarios:

  1. ¿...Y qué hago yo ahora, que tengo que pelar unas cebollas?????

    Un beso y unas cuantas lágrimas!

    ResponderEliminar
  2. Es precioso, la cebolla siempre me hace llorar, y a veces vomitar. Besos

    ResponderEliminar
  3. qué poema más divertido (y tierno!). Me ha gustado mucho tu blog, me irás viendo!
    G.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado llegar hasta aquí y he disfrutado leyéndote.
    Con tu permiso, me quedo cerquita.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

cuentame tus luces