martes, 8 de noviembre de 2011

cuenta regresiva

---¿ 54 pecados cometidos en tan poco tiempo?--- me dijo el ángel con aires endemoniados por mis acciones en la tierra.
--- Me parece que no fueron tantos… ¿habrán sido tantos?--- pregunté.
No sabía que me contaban todos desde aquél momento en que vendía las ostias en la puerta de la parroquia para comprar caramelos cuando era niño. Enseguida supuse que estarían enojados conmigo desde siempre, pues siempre aprendí equivocándome.
--- Comenzó tu cuenta regresiva, tendrás que arrepentirte…---aseveró el ángel.
--- Cuenta regresiva…¿ qué cuenta hacen acá?--- me indigné alejándome.
Escuché el 3, 2, 1 y desperté escuchando ¡fuego!, ¡fuego!.
--¿fuego? ---me pregunté.
---Fue un sueño--- me respondí despertando sudado y en alboroto.
Me relajé bastante al saberlo. Un contrasentido, porque había un incendio en el edificio y el humo apagaba las estrellas. Soñé y lo creí. Creí que preparaban una hoguera. Desperté asociando números. Creí haber sido fichado en el purgatorio con destino al infierno. Sólo por haberme divertido un poco nomás.El universo del soñador tiene su precio al despertarse y a mí, definitivamente me caen mal los ravioles a la noche.

4 comentarios:

  1. Es que hay un incendio en el edificio, y es verdad que el humo ha apagado las estrellas, y que esto es una hoguera y hay muchos señalados que llevan un cartel en la esplda que dice: "Yo la/el peor de todos" y que no despiertan muy a menudo, tal vez por que comen muchos ravioles, tal vez por que en sus sueños aun los amasan las abuelas y huelen tan rico!

    Y gracias che!

    ResponderEliminar
  2. hay veces que esta bueno despertarse... para la proxima una ensaladita =)

    ResponderEliminar
  3. Y sí... Una ensalada estaría bien, que Dios jodido ese que cuenta nuestros pecados.

    Saludos

    ResponderEliminar

cuentame tus luces