domingo, 30 de mayo de 2010

carta del rey

"Quien no asume un riesgo nunca ganará una partida."
Paul Keres, gran maestro de ajedrez.
El rey negro escribió una misiva a todas las piezas.
“Prefiero perder un alfil a un peón. Muchos me llamaran loco. Siempre me llaman así cuando no coinciden con lo que pienso. El coraje tiene su precio y su razón de ser. Los peones pueden coronarse. Los alfiles viajan en diagonal, y de ese modo, así se muestran. Comedidos y ventajeros. Me voy para que mis nobles caballos que nunca he montado me hagan galopar a los mares de la luna. La reina, mi reina, que se mueve para defenderme… la libero de sus compromisos. No es justo que si caigo se acabe el juego y si ella cae sólo pueda acompañarla hasta sus últimas jugadas. Sólo acompañarla. Ella decidirá si ahora acompaña ésta elección. Tendrá que verme sin investiduras y tomarse su tiempo. Me voy porque no hay amor en éste tablero. Cuelgo la corona en la caja de piezas viejas. Este juego es sólo la estrategia de la ilusión de no equivocarse. Seré cobarde, seré iluso, pero creo que nadie puede disfrutar de una estrategia sin amor… elijo un juego en donde no reinar.”
Las piezas quedaron atónitas cuando la torre leyó la carta. En aquél instante de rareza los relojes cronómetros se pararon por todo lo que la pena les marcó. Aquél día fue decretado el día del jaque mate. Las piezas se buscaron entre miradas cruzadas. Mientras el rey se hacía quijote reunió a un peón soñador y a un caballo negro. Eligió sus compañeros de viaje. Todas las demás piezas volvieron pausadamente al juego que conocían. Sabía que eso sucedería.
Al tiempo, el rey fue peón de un mundo invertido y fue el que quiso ser.
Entonces, en un nuevo tablero bajo la luz de la luna se lo vió sonriente galopar sus caballos negros repitiendo la frase de Mijail Thal...
"Hay dos clases de sacrificios; los correctos y los míos."

6 comentarios:

  1. Sin corona tendrá libertad.
    Quien sabe, si no es su mejor jugada.
    Reinas puede haber muchas.
    Compañera es otra clase de reinado.

    Me gusto el texto ajedrecista.


    Beso.

    ResponderEliminar
  2. Lo peor de ser una pieza de ajedrez es estar eternamente limitado a los cuadros del tablero. En el fondo, el rey se fue porque se dio cuenta de eso a tiempo.
    Desde hoy, el ajedrez me gusta un poco más.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Te encontré en lo de la Lew, encima mio. Me gustó el nombre Sereno de los faros. Luego lei y me divertí con tu relato del Zoroca. Te dejo un poquito de mi tablero, para compartir, vio? Para no llegar con las manos vacias.

    http://yalour.blogspot.com/2006/10/jaque-mate-no-es-que-tenga-miedo-morir.html

    Me quedo leyénote.

    ResponderEliminar
  4. Buen texto, Mr. Lady siempre jugaba al ajedrez con Brother Jones y siempre perdía, jajaja. Un día descubrió que es que no sabía ganar, ni siquiera jugar...
    Y ahora al leer tu texto, pienso que tal vez es porque a mí siempre me gustaron los alfiles y su movimiento fácil, sin complicaciones. O vas o vienes. Lo que hay, simple y llanamente, o en diagonal, digo.
    LADY JONES
    Beso

    ResponderEliminar
  5. Cecy,
    que justo tu comentario. Sin corona habrá libertad. El texto habla de la renuncia a los mandatos. Otro juego.
    besos,
    Merce,
    la vida es un tablero. Siempre somos piezas distintas. A veces reyes, otras alfiles, otras peones. La emoción nueva nos cambia los perfiles.
    beso,
    Ana,
    bienvenida, si venís de lo de Lew, bien leída estás. Gracias por la inviteishon.
    ahora paso por tu jaque mate.
    beso,
    Lady,
    ir en diagonal no es algo simple. Igual, no es importante ganar en ajedrez. Lo importante es pensar porqué perdemos.
    besos,

    ResponderEliminar
  6. Te corono Sereno, este texto es excelente, y me recordó mucho al gran ajedrecista...

    Estoy viendo que la gran Yalour vino a chusmear tu blog, una ídola!

    Estercita

    ResponderEliminar

cuentame tus luces