sábado, 8 de mayo de 2010

Luz de mar.




Ella y yo saliendo del mundo nos hallamos en la playa. No sentimos el frío y eso que las sombras se escapaban de los cuerpos. A pesar que la humedad esquiva empezaba una bruma y la bruma un efecto de escenario de humo. La escena era esperar la luna llena sobre el mar. Olí los conjuros marineros y la soledad infinita. El marco de un beso y la nostalgia del amor. Ví sus ojos perdidos en el horizonte de acá nomás y los míos por ahí cerquita. Escuché el bramido rítmico de las olas y la risa tardía de los pescadores haciendo carnadas. El secreto revelado duraría para siempre tanto como el destino en mantenerme vivo.
En aquella tarde que nos venía sorprendiendo con noche supe de la magia. O al menos creí saber eso.

---Mirá brilla el agua…---dije

---Y sí, habrá resplandor de luna llena…--- respondió fumando vapor en sus manos rosas.

---Mirá bien… ya está eso. Ahí en la rompiente brilla una fosforescencia o fluorescencia…no sé bien como se dice--- añadí.

---¿Crees que es magia?---preguntó irónica.

---Si,si… claro…es magia---aseguré.

---Son noctilucas.---concluyó.

---Uhhh…bueno, qué lástima. Era mejor no saber eso.---pensé.

7 comentarios:

  1. Linda la escena de esperar la luna llena sobre el mar
    atentos los sentidos todos.
    Todos, salvo uno.
    El que espera el marco perfecto
    el que aguarda que el momento sea dado.
    Y entre el acá no más de la magia
    y la realidad del horizonte lejano,
    una revelación eterna y pincelada a desilusión ...
    Era cierto. Mejor creer en el encanto
    y que nada rompa el ensueño.
    beso,
    de mar.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre he preferido saberlo todo, aunque lo que quede por conocer no sea bueno, porque la incertidumbre me mata más que cualquier otra cosa.

    Muchas gracias por el comentario que me dejaste. Me recordaste mucho a un libro de D'Ors que acabo de leer: Derecho y sentido común. Allí, entre otras muchas tesis, expone la multi-personalidad del hombre. La esencia es inmutable, pero la personalidad siempre es relativa, pues es la función y rol que tomamos respecto a otra persona. Por eso, somos variables: somos hijos, hermanos, amigos, padres...

    ResponderEliminar
  3. noctilucas! precioso nombre de la magia!

    ResponderEliminar
  4. Noctilucas o luciérnagas. En el mar o en el campo. La naturaleza tiene la magia de despertar y renovar el asombro
    Linda su luz de mar, Sereno
    Saludos fosforecentes

    ResponderEliminar
  5. sensibilidad que comaprtes sientes y aqui la mirada que viene suspira, gracias por tan maravilloso expresar, cálido abrazo!

    ResponderEliminar
  6. la lucila del mar hace un par de años!
    exposicion de 30 segundos.

    ResponderEliminar

cuentame tus luces