sábado, 22 de mayo de 2010

progreso

"Siembra deseos y cosecharás logros".
coleccionistadesoles.
La traza de la autopista estaba definida. Roberto era el ingeniero encargado de la empresa constructora que demolería las casas para construirla. La historia suele hacer eso. Pasar por encima de los sueños de algunas personas para diseñar nuevos futuros. Los vecinos se habían congregado. La oferta era buena. Les daban unos pesos más por sus propiedades y les reubicaban en otros barrios periféricos. Casas recién armadas para la ocasión. Algunos estaban de acuerdo. Habría cambio de escenario. Tala de árboles y derrumbe de la vecindad. Roberto era padre de familia, buen esposo, comprensivo y racional. Se entretejía un dilema ético. Su abuelo, que rozaba los noventa, vivía en una de aquellas casas y resistía el desalojo formal. Roberto fue a verlo.
--Abuelo, te quedan pocos años, vivilos lo mejor posible—
-- Mirá tito, estuve treinta años viviendo en ésta casa. Con tu abuela trabajamos desde el alba para hacerla. Repartía leche y sembraba el suelo del terrenito, para que no faltaran las verduras, tu abuela pintaba soldaditos de plomo y a los cincuenta ya ni veía. Vimos crecer a tu padre y sus hermanas, los vimos hacerse, de a poco, eso te lo enseñó tu padre…el valor de las cosas está en el esfuerzo por conseguirlas…treinta años construyendo un hogar y me querés encerrar en una casita de paredes blancas y prolijas…---
--Si... si... pero no podés detenerte en el pasado—
--¿De qué pasado me hablás Robertito?. Esto es mi presente…mi pasado fue sobrevivir a la guerra por defender algo que no era mío.---

Un diario denunció irregularidades en el proyecto. Las coimas habían beneficiado a pocos en la licitación. Se suspendió todo y se fue al papeleo judicial. Ahí, la paradoja deseada.
A los vecinos les salvó la corrupción denunciada del despojo de sus sueños. Algunos pocos como el abuelo compraron algunos años más de risas.

5 comentarios:

  1. Cómo pensar un futuro de carriles rápidos si los sueños van por la colectora.

    Me encantó esta jugada del destino disfrazada de paradoja.

    Un beso y mis deseos de oníricos progresos

    ResponderEliminar
  2. lindísima realidad que me quiero creer!
    preciosa historia.

    besos, bonito!

    ResponderEliminar
  3. Es el presente por lo que hay que pelear.
    Es en el presente donde están las ilusiones.
    En este caso la resistencia a la manipulación de los sueños fue la forma más activa de mantenerlos firmes y en su lugar.
    Los logros, llegaran.
    A eso nos agarramos cuando sembramos un deseo.
    Sembrar para cosechar.
    Lo contrario sería un absurdo que no llevaría más que al borde de un abismo, a sabiendas.
    No.
    Cuando se desea, es con todas las consecuencias.
    beso,

    ResponderEliminar
  4. Lo leo y lo entiendo como una sintesis de la vida, el camino a recorrer, la ambición y luego siempre la esperanza que es el motor que nos moviliza y los desafíos que tenemos que superar.
    Y valen la pena los sueños, bien dícen que no hay mal que por bien no venga.

    Beso grande Sereno. Siempre un placer visitarte.

    ResponderEliminar
  5. Siempre sencillo y certero... por alguna razón los hombres, a veces, como vos decís, se salvan por merito de otros...

    =))))

    ResponderEliminar

cuentame tus luces