sábado, 21 de marzo de 2009

Diario de ruta.(la vuelta)

Cualquiera puede creer que es tedioso viajar con tres peques 1700 kilómetros. Vengo a desmitificarlo. Un viaje con onda nunca quiere terminar. Mis hijos tienen alma magallanesca y yo soy viajero aprendiz. Vivimos en el auto, ese espacio reducido a metros cúbicos de habitáculo, múltiples sensaciones cómplices. Porque nos tenemos. Porque deseamos tenernos y gozamos con eso. El viaje de 17 horas se instala por nuestros sentidos en la memoria por siempre. Entonces, se despliega un arsenal de opciones para la travesía. El recorrido tiene al menos una veintena de paradas. No se piensa en llegar sino en disfrutar del camino.¿Acaso así no es la vida misma?. El amor rinde culto a la ley del retorno. Formamos un único cuerpo unido. Estamos frescos en un agobiante calor. Montamos escenarios. Hacemos teatro, vemos pelis, hacemos juegos, cartas, dados, picnics, jugamos carreras de helados, duermen riendo, lloran durmiendo, contamos secretos, cantamos, jugamos a jugar jugando. Vuelvo a ser niño. Vienen a ser adultos. Nos fortalecemos. No hacemos planes, imaginamos. No pactamos encuentros, los encontramos. No vivimos victorias ni derrotas, trazamos sueños. Siempre la realidad nos trae pero resistimos. La debilidad simulada es el resultado de la fuerza. El miedo simulado es el resultado del coraje. Paradojas del tao. Nos acompañan los afectos y los cantos de las sirenas. Sin saberlo, Nos acompañamos. Es el mejor diario de ruta que jamás imaginé.

11 comentarios:

  1. Cansadito? nooooooooooooo, no creo, suena maravilloso!

    besitosdeyotambiényavolvídedonde"juí"

    ResponderEliminar
  2. ¡17hora! menos mal que TODOS disfutan del viaje ¿y cuánto tiempo dormían los niños detrás...mientras tú conducías?

    ResponderEliminar
  3. Cuando el sol traspasa el cristal del coche, acariciando las horas que se pasan en un viaje largo. Viaje donde los pensamientos van sobre ruedas, rodando hasta llegar a cualquier lugar pero bien acompañando. Sonrisa muda, compañía divertida, grata y de las más sanas.
    Me alegro de tú ida y tú vuelta.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mientras volvías, yo iba hacia mis recuerdos.
    Paradojas del Tao.


    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Tanto a la ida como a la vuelta, me he sentido dentro de una fantástica "road movie"!!

    (Por cierto, si aquí hacemos 17 horas de viaje, nos salimos del país, ja, ja, ja, ja!!)

    Un beso de ida y vuelta! :-)

    ResponderEliminar
  6. he dado largos viajes con mis dos hijas pequeñas, y han sido travesías religiosas, de mucha paciencia, reflexión y aceptación.
    saludos

    ResponderEliminar
  7. pasaba a saludarte....
    un abrazo..!

    ResponderEliminar
  8. Se de esos viajes son maravillosos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Toda una experiencia por descubrir la de los viajes en coche, amigo Señor de los Faros, y toda una vida por contar la que se arraiga en los asientos y crece a lo largo de carreteras y caminos. También a mí me gusta viajar en coche, sí, porque en esos viajes no son la distancia y su tiempo lo que importa, sino lo que se reinventa entre cuatro ruedas para llegar al destino. Al próximo, me apunto... ¿Habrá sitio para mí? ;)
    Abrazos a velocidad moderada...

    ResponderEliminar
  10. con una sonriente emoción apretándome la garganta, leo la precisa explicación de la sutil diferencia que existe entre ser padres y tener hijos. Empiezo a quererte, sereno de faros!!!

    ResponderEliminar
  11. elserenodelosfaros23 de marzo de 2009, 09:17

    ady; me cansa...pero me da otro viaje de yapa viajar con ellos.
    sanyain kis.

    Rayu; que bueno que te pase, pero cuando vuelvas, seguro nos encontramos en la mitad.
    besos.

    Mer-C. Entiendo, la soledad de éstas rutas hacen otro trabajo adicional al viaje.

    beso.

    Grettel; claro, se trata de ser paciente y no desesperar en llegar.

    beso.

    Allek; segui pasando. Aca te espero.
    beso,

    Ana; que bueno compartirlos con alguien que los sabe. Gracias.

    besos,

    Raquel; claro, siempre hay lugar para iniciar un viaje acompañado.

    beso,

    Miralunas, que liiinnnnndooooooo. gracias.
    demando al tiempo futuro para que me quieras un poco más.

    besos,

    ResponderEliminar

cuentame tus luces