martes, 31 de marzo de 2009

Soledades y sueños


---Llevo cinco años en Alicante y no pasa un solo día en que no recuerde mi vida en Buenos Aires, la familia, los amigos, el barrio… ésta soledad tiene un precio altísimo y no la puedo pagar con el cuerpo—me dijo Dani desde una voz perdida en el teléfono.
--- no te olvides que alguna vez elegiste eso--- le contesté.
--- no me olvido que lo elegí centrado en las expectativas de un sueño. Cuando llega el sueño, la realidad es otra a la imaginada.---
--- Así es amigo…. Así es… vení cuando quieras y acordate que no estás volviendo a lo que dejaste alguna vez---


Sobre la soledad y los sueños, que mal enseñado estoy. Estar solo es estar con uno mismo. Que difícil es aprovecharlo. Se está solo en cualquier momento y en cualquier lugar. A veces se esta solo por efecto y otras por defecto, y hasta se está solo con alguien al lado y también se siente al otro solo. Son insoportables las soledades no deseadas. Ver a través del único cristal con el que se dispone. Lo primero que se viene a la mano son las memorias, las viejas y las recientes, y no hay en eso verdades que valgan. Aquellas incidencias de otras personas buenas o malas, cercanas o lejanas. La memoria dispara en la frecuencia exacta. Sobre vidas pasadas, sobre el mismo cuero que no olvida. Entonces, hay besos que pueden al olvido. Hay marcas que enriquecen y otras que lastiman. Todos esos años de gente se mezclan en la licuadora de pensamientos. Sintetizan una forma de vivir. La soledad se asocia a la melancolía, al desapego, a la locura, a la tormenta de ideas, a la reflexión, a los sueños de encontrar lo que uno necesita, a la vida misma. Así es que se esta soñando en soledad siempre solo. Se comparte el sueño, no la soledad. El sueño cuando se cumple asusta, y es primo cercano de la soledad. Sale del canal en el que estaba y se vuelve real. Se sueña lo que vendrá con el vestido perfecto para la ocasión, pero aparece y desnuda lo que realmente es. Se trata de campos diferentes. La realidad y el sueño. Se vive buscando anticipar al cambio de ideal al real, se pierde desde el vestuario del sueño por goleada. Anticiparse suele ser conjeturar, y trae consigo inevitablemente expectativas y sugestiones. Entonces, La sorpresa es como un capítulo aparte. La soledad puede ser asombro del aprendizaje. Los pensamientos suelen ser muros durante la soledad no elegida. Cuando se elige estar solo, la montaña llega a mahoma y reposa en el pie. Se mira se disfruta y hasta se trabaja. A veces cuando salgo de la soledad, elijo estar con alguien que entienda que existe ese espacio reservado, indomable, la piedra filosofal, el escondite. Lo difícil es hallar a quien elija sus soledades, pero que no se haya acostumbrado a eso. Miro al mundo girar alrededor de sueños y soledades. Vienen y se enquistan, a veces sin pedirlo, con determinación abrumadora en el día y la noche. Si se elije, vale. Si se encuentra, no. Mal se pagan amores por soledades. No cotizan en la bolsa de los valores. No se debería temer a la página en blanco. En apariencias vacía de nada o de sabor a nada, pero no sabemos que realmente a algo sabe. Claro, las cuestiones cambian. Las perspectivas de lo que sucede también. Las personas se encuentran para no estar solas. Mundo de comunicación incomunicado junta a la gente. Une soledades. Con frecuencia, mi mirada me condiciona a entender otras miradas solitarias. Cuando el destino viene está en uno adecuarlo. Soledades y sueños. Como todo crea costumbre, y eso a su vez comodidad, uno cree que está mejor solo que mal acompañado. Es falso. Se elije estar solo, para conectar con los chips internos, los sueños y la reivindicación del valor por la vida. Al menos así me lo ha demostrado vivirla.
Soledades y sueños de una noche rara de Buenos Aires. Escribo desde la construcción de la soledad elegida y del sueño para compartir.

11 comentarios:

  1. Pasé por aquí desde el blog de Paola y me quedé leyendo.
    Disfrutar de la soledad no está de moda. Gozar de una tarde gris y degustar alguna vieja tristeza, tampoco.
    Hay un compromiso social generalizado con "estar bien", como pasa a los empleados del Mc Donnald's que como regla tienen que tener la sonrisa tatuada sin importar qué.
    Nada nos enseña a llevarnos bien con quien es el más importante en nuestras vidas: con nosotros mismos.
    Yo necesito de mis soledades, las gozo, y luego, vuelvo al mundo compartido.

    ResponderEliminar
  2. La señora Soledad vino a contarme una historia muy triste, me decía que donde iba encontraba a gente sola, pero que no eran capaces de disfrutar de ella, haciéndola a ella la responsable siempre de su situación. La abrace la puse una manta sobre sus hombros y con una sonrisa en mi boca le dije que a mi me gustaba estar acompañada por ella. Que ironía, estoy acompañada por la señora Soledad. Esos momentos de soledad son encantadores. Alguna vez me encuentro acompañada pero ella está a mi lado y me alegra que disfrute de mis amistades y que juegue al silencio conmigo, siempre gana. :)

    Besos míos y de la señora Soledad

    ResponderEliminar
  3. Hermoso relato, me encanta lo que escribes, es un placer...

    ResponderEliminar
  4. elserenodelosfaros1 de abril de 2009, 10:37

    Yor; bienvenido, en el camino vamos aprendiendo. Hay que equivocarse que la vida es corta.
    Abrazo y gracias por el comentario.

    Atenea; decile a la señora Soledad que por aca es tan bienvenida como vos.

    Besos y gracias por enriquecer el tema.

    Caballero; idem.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Soledades y sueños de una tarde rara marplatense...
    Soledad elegida..."ese Ygdrassil vertiginoso, ese lugar donde se puede estar de gris y ser de rosa.",dijo Julio Cortázar.

    Te dejo un beso!

    ResponderEliminar
  6. Soledad, tema poético si los hay... A mí me apasiona. Hace poco empecé a entenderlo un poco más... Me encantó la frase: "Sobre la soledad y los sueños, que mal enseñado estoy". Plenamente identificado. EL diálogo inicial me conecta con una situación muy familiar. Sobre todo la respuesta final... tan cierta, pero después de darla, siempre me quedo pensando si no estoy cortando las alas de un nuevo sueño... Un abrazo sereno. Leo F.

    ResponderEliminar
  7. No entiendo la soledad elegida, ¿es qué se puede elegir? si una sola persona( pareja, amigo, hijo, hermano...) nos quiere y la queremos ya no existe la soledad y eso no se elige, se tiene o no.Claro depués hay otra soledad,una soledad íntima, extraña, que nos aparta del mundo de sus gentes y nos lleva al mundo de los sueño o de la nada. Esa la conozco. Y los sueños a veces como asustan que se cumplan....
    Preciosa esta entrada.

    Un gran beso amigo.

    ResponderEliminar
  8. la verdad me pego en el corazón , o sera en la soledad?
    Excelente
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. elserenodelosfaros2 de abril de 2009, 13:18

    Rayu; Julio siempre tenía la palabra exacta para cada emoción.

    beso,

    Leo; es la intención del post. Cada uno sabe los nombres y los caminos que lleva consigo.
    Otro abrazo,

    Juana; las soledades elegidas me remiten a los momentos en los cuales uno se abstrae de las personas y las cosas y busca una mirada introspectiva para dearle sentido a sus búsquedas. Tal vez, no fuí esplicito con el concepto. De todos modos, agradezco que estés sumando al post con tus comentarios.

    Besos,

    Ana G; si te pegó en el corazón es más que suficiente para mí.

    gracias por pasar, beso.

    ResponderEliminar
  10. elserenodelosfaros2 de abril de 2009, 13:20

    fe de erratas, para Juana... explícito.jajajajja.

    ResponderEliminar
  11. Siempre un placer leerte, Sereno, la soledad... si yo te contara...
    Un beso y un abrazo,
    *Lisa*

    ResponderEliminar

cuentame tus luces