martes, 17 de marzo de 2009

El duende

Desembarqué en el suelo sur de mis afectos. Llegué y ésta vez ha sido distinto. Sentí el desarraigo y la elección. El sutil mirar de la mirada de asombro, profunda y divinamente sana. Carga de energía de sol en un día lluvioso y frío. Noticias esperadas y de las otras que son inesperadamente oportunas. Abrazos desmedidos me hicieron vivir y creer que uno tiene lo que se merece. Me reencontré conmigo, como si fuera de visitante, terminé siendo local, con la arenga del corazón de fondo. Se acercaron casi todos. Sólo avisé que vendría, y fue diferente. Esta vez encontré la raíz, el ombligo exacto del cielo. Tomé un poco de distancia en el espacio y así generé para otros. Me sabía ansioso y crédulo, me convertí en prudente y gentil. Estoy, según los mayas, atravesando un drenaje de sensibilidad extrema. Me sentía así en la ciudad, vine a espejarme en el Nahuel, con la cordillera de muro pa no zafarme de ese encuentro. Soy lo más y mejor para alguienes y eso, ciertamente, reconforta el espíritu. En los pocos minutos de haber llegado me crucé con un personaje sabio de la montaña. En su momento, luego de entender sus búsquedas, le llamé el duende del ferrocarril. Mis hijos lo conocían de mi boca y en instantes, tuvimos ganas de verlo todos. El, vive en dos vagones del tren en la montaña. Su casa es él. Es única. Los vagones están acondicionados y remodelados por dentro con todas las comodidades mundanas. Nunca me explique como hizo para llevar a esos vagones hasta ese inhóspito sitio. Tiene hasta cable e Internet y recibe a personas que viajan por el mundo. Principalmente a peregrinos europeos que ofrendan su moneda fuerte para compartir espacio con el duende. Fui a visitarlo y caminamos. Nos hablaba de árboles y música, madera y cuerdas, mientras les convidaba moras de un tachito a mis peques que sacaban los dedos envioletados como si trabajaran el vino. Escuchemos algo dijo y encendió el teléfono celular con mp3 con un compilado de electrónica. Los chicos acompasaban con las cabezas y las muecas el ritmo. Le conté que había terminado una novela y que me había inspirado en su persona por un personaje. Me miró y ni se inmutó. Se armó un silencio de bosque húmedo. Sólo me dijo que me acercara a todo lo que me enseñe. A todo aquello que me haga ser mejor persona de lo que soy. Lo sabía, pero tenía que escucharlo de otro. Los peques lo miraron como si hubiera sido abducido y devuelto por extraterrestres por fallas en origen. Uno de mis soles, el más sagaz, lo increpó.
--¿Vos hablás con las estrellas?--.
Se agachó a atarse los cordones y le dijo,
—Mirá, las tengo a todas acá en mi pie-- .
Eran “all Stars” las zapas.
Obvio que no entendieron. Lloviznaba en el muelle y se puso a alimentar a sus mascotas. Un par de truchas arco iris gordas con comida para gatos.

8 comentarios:

  1. Hace un año fui a visitarle, le lleve pastitas. El me ofreció un té de frutas del bosque, ¡¡¡delicioso¡¡¡, cuando terminamos nos fuimos a dar un paseo y nos acercamos a ver sus mascotas, yo me esperaba un unicornio o una hada traviesa, pero encambio me enseño sus truchas, totalmente emocionado y orgulloso me dijo. - ¿a qué son preciosas? Las alimento con polvo de arcoíris, puso un poco en mis manos de polvo de arcoíris y yo lo esparcí viendo como las truchas lo devoraban. Mis manos cuando las pongo al sol brillan por el polvo de arcoíris que quedó impregnado en mi piel y siempre me acuerdo con una sonrisa de mi amigo el duende. Me planteo que con la llegada de la primavera, voy a ir a visitarle y disfrutar de su compañía.

    Besos, como siempre precioso

    ResponderEliminar
  2. elserenodelosfaros18 de marzo de 2009, 07:55

    Atenea, el polvo de aroiris les tiñe la piel. A él le gusta verlas coquetas.

    beso,

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Ahora que recuerdo¡¡ Saltaban dejándose acariciar por el polvo de arcoíris y cada vez más hermosas estas coquetuelas, atraían nuestra atención.

    (sonrisa complice)

    ResponderEliminar
  4. Belleza absoluta...

    Pongámonos las All Stars, entonces...


    (Y aquí estoy, ya te leí creo que cuatro veces, y sigo sonriendo)

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Explico:eliminé comentarios porque se autopublicaron tres veces...habrá sido el duende?

    Más besos!

    ResponderEliminar
  7. yo también hablo con las estrellas mientras le cantan a la luna

    besos

    ResponderEliminar
  8. elserenodelosfaros18 de marzo de 2009, 12:01

    Rayu, sin duda. El hace estas cosas.
    beso,

    corazón, como escribís se nota eso.
    beso,

    ResponderEliminar

cuentame tus luces