miércoles, 4 de marzo de 2009

El rescate


No soy héroe de tv,
Te ve quien ve tu riqueza,
Aun así, somos piezas de ajedrez,
Y después comienza y termina el juego,
Solo al cielo van los corderos,
De aquél tablero salen chispas y más fuego
Sin que asistas te perdiste la miel,
Cien siestas de amantes entre sábanas secas,
Mecas distantes en la tierra de fieles,
Pieles errantes sin calor humano,
Tus manos buscan amor espontáneo,
Instantáneo el golpe que abrió mi herida,
Movida compleja en la que sucumbí,
Gurumí que canta su queja a la flácida luna,
Dunas y mares, amares y rupturas,
Supuran mis labios tu faz purpurina,
Mina de minas, sol del Potosí,
Tosí y tosí tu vicio invasor,
Olor a rosas viejas y a París,
Anclado en mí, vagando por vos,
Tos y mas tos como en cines de estreno,
Truenos y lluvias en cafés de abril,
A mil encuentro tu ombligo, el centro del mundo,
Inundo valles y escarba mi lengua,
Allí mengua el poder del avaro de abrazos,
Retazos del sueño donde sólo te soñé.

4 comentarios:

  1. Saltando entre imágenes llega el fin del juego del avaro de abrazos... esa queda por capricho de la percepción... me gustó, tiene fuerza, vibra, sale del centro... besos

    ResponderEliminar
  2. Disculpa por agradecerte tarde. Gracias de nuevo como te dejé en tu post del premio. Muchas gracias.

    Ya lo apunto en mi blog.

    Vaya que los abrazos son avaros porque quieren llevárselo todo.

    José Roberto Coppola

    ResponderEliminar
  3. "...como doy el amor."

    Tu poema encabalgado tiene forma de cara y cuello visto de espaldas.

    (Estoy en el sueño de alguien.)

    ResponderEliminar
  4. elserenodelosfaros5 de marzo de 2009, 08:51

    Cybeles; gracias, se combate al poderoso avaro de abrazos que coexiste en nosotros vestidito de frustraciones,
    besos

    José; recomiendo tu sitio, como un lugar inteligente. Gracias.

    Rayu; que lindo es estar en el sueño de alguien, que lindo. El universo del soñado, que tal vez no recuerde ese valor al despertar.
    gracias.

    ResponderEliminar

cuentame tus luces