sábado, 14 de marzo de 2009

La escuela

De donde vengo las caricias erizan la piel y revisan destinos.
Las miradas subyacen al borde de los párpados,
Suero cómplice en el mar insano
Se corporizan las lunas,
El sol se les ha metido dentro.

De donde vengo me nombran las palabras y anuncian sonrisas
Nada es como era antes ni lo será.
Bisagra caprichosa
Puerta siempre abierta al sentir.
La escuela que se agradece.

Vengo de ser mis hijos en mí.

9 comentarios:

  1. Me encanto ,no mucho mas para decir .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. "Vengo de ser mis hijos en mí"
    Yo también volvía, sombra de mi sombra, reflejos de mi reflejo.

    Un gran beso!

    ResponderEliminar
  3. Me trajo hasta aquí una marea rebelde que susurró en mi laberinto, fue de madrugada, tu luz me ayudó a llegar y volveré
    Entretanto te invito a visitarme.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. De donde vengo habia casitas de caracoles y castillos de palabras...

    Muy hermoso!

    Anna.

    ResponderEliminar
  5. - Hermoso el lugar de donde vienes, hermoso. Ade

    ResponderEliminar
  6. "Vengo de ser mis hijos en mí"

    Qué deliciosa frase y qué maravilloso lugar!

    Me alegra haber recuperado tu rastro de sol... :)

    Un besito!

    ResponderEliminar
  7. elserenodelosfaros16 de marzo de 2009, 13:09

    Ana gabriela, el silencio dice más que las palabras. siempre.
    gracias.
    beso,

    Rayu; pronto viene el verdadero color primario...ya sabés.
    gracias amiga.

    Pao, ojalá que vuelvas desde ese laberinto a las visitas de mi sitio. Te paso el hilo de Ariadna
    y dormimos al minotuaro.
    Beso,

    Anna,venís de un sitio precioso entonces.
    beso,

    Ade, no siempre vuelvo de ahí. pero soy de ahí.
    gracias y beso,

    sine die, te he dejado la pista y encontraste al culpable.
    gracias por volver.

    ResponderEliminar
  8. elserenodelosfaros16 de marzo de 2009, 22:03

    gracias grettel, me mal acostumbras.

    ResponderEliminar

cuentame tus luces