domingo, 6 de septiembre de 2009

Sala de espera

"La humildad es la llave que abre todas las puertas" Cantervill.

Al hacerse las dos de la madrugada, entendió. Llegó tarde al reparto de sueños. Hacía años que deseaba cambiar su suerte, que quería dormir de corrido. Plegó su rostro almidonado doblándolo sobre la banca. Prolijo. Sutil. No alcanzaba a comprender la dinámica de los pensamientos. Los saldos pendientes. Al sacarse los zapatos, parecían arrastrarse solos como si fuera un efecto residual de lo andado. Luego de sacar algún trocado de los bolsillos, el pantalón voló por el ambiente como un pájaro tijera. Detrás fueron la bata y las medias esterilizadas. Sonó el teléfono. Se acercó a atenderlo. Dejó para después guardar su sombra en el casillero. La humedad se encargaba de mantener el cuarto frío y solitario. Era Luisa.
---Olvidaste las llaves tuyas en la recepción.---le recordó.
---Si…bueno…no te preocupes…iré a buscarlas cuando pueda.---
Se incorporó de lo incómodo que lo había dormido en el cuarto menguante de la ilusión y el esmero. Bostezó profundo. Entró en un azul profundo. Un mar de soledades. El eclipse no era el remordimiento por el oficio sino por la mirada de los vivos. De la familia que esperaba en la sala de espera. La humanidad de un sueño futuro apenas perceptible. Un espiral con epicentro en el desvelo. Centró su mirada en la réplica de la siesta de Van gogh que amenizaba el ambiente. Entonces, atinó a murmurar.
---¿ Qué llaves voy a precisar encontrar ahora?.---
Santiago Gómez del solar, recibido con honores de cardiólogo, perdía la primer pulseada en un quirófano. Sus segundos de vacío se llenaron de días después. Siendo doctor a toda hora y persona en la sala de espera.

5 comentarios:

  1. Me encantan tus historias. Tus finales inesperados. Tus palabras hiladas con magia, en serio. Un beso, Mr. Sereno, Moon Man.
    LADY JONES

    ResponderEliminar
  2. Azul profundo...una peli a la medida de Cavazza! Excelente relato amigo! FdP

    ResponderEliminar
  3. Es un efecto curioso pero en las salas de espera todos nos asemejamos. Excelente relato, me gustó.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Lady, a veces vivo en la luna. Es cierto,
    beso.

    Pinto Saldañaaa!!!! que sonrisa me instaló de oreja a oreja. Un verdadero placer tu visita como lo es tu amistad desde siempre.

    Lo de la peli...claro. Así es.

    Abrazo Fer.

    Juana, todos somos iguales y no somos lo mismo.

    Gracias por tu encanto de luna.

    ResponderEliminar
  5. Pocos sitios hay tan terribles como las salas de espera...Un beso urgente

    ResponderEliminar

cuentame tus luces