martes, 1 de septiembre de 2009

Uno



“sólo puede quedar uno”
De highlander, el último inmortal.


El aplomo se sentía desde las veredas en la madrugada. Desde antes del alba una fila interminable de manos pálidas del frío y el rocío esperaban una opción de esclavizarse. El puesto; sólo uno. Operador turno noche para la única curtiembre que sobrevivía a lo áspero del sur. Requería buena presencia. Estudios primarios y secundarios completos. Libreta sanitaria. Dos fotos carnet. Copia de los antecedentes laborales y penales. Preferentemente soltero sin hijos, hasta 35 años. La fila agolpaba desde siempre la esperanza en un sinfín de postulantes. Los rostros, que vestían relojes de arena en los ojos, marcaban el silencio acompasado de la desazón y el cansancio. Cientos de fe evaporadas por una posibilidad sin oportunidad. Al día siguiente el puesto fue para el sobrino del intendente. Todo el pueblo lo sabe. Todo el pueblo lo calla y es cómplice. La acción del silencio los ha vuelto corruptos.

.

11 comentarios:

  1. Muy buen texto. Clarito como el agua, siempre se repiten las historias de los acomodados.

    ¡Me gustó!

    mariarosa

    ResponderEliminar
  2. He visto "esperanzas" (de todos los colores) haciendo fila, con ojos de tiempo, con ojos de arena.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Mariarosa; así ha sido, así es, así podría dejar de ser alguna vez.

    Lo que no se resuelve se repite.

    gracias por tu comentario.

    Intro, soy iluso...creo que podría la esperanza recuperar su verde.

    gracias por tu comentario,
    beso.

    ResponderEliminar
  4. En pocas líneas, plasmaste una postal que sucede todos los días en cualquier lugar de nuestro país. Maravilloso texto.

    Muchas gracias por tu visita, sos muy amable.

    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  5. La esperanza siempre ha sido verde, lo que pasa que nadie se molesta en darle un vaso de agua para que vuelva a brillar...
    Lo que no te voy a dejar aunque te empeñes es uno solo, aunque sea besojo

    ps: me gusta el lavado de blog y la música de Kenny G

    ResponderEliminar
  6. jaja perdón, borra lo de la música, que no es que no me guste pero que me he líado, ainss madre! necesito un "viernes" como Robinson...

    ResponderEliminar
  7. Stanley, así es en nuestro mundo. En todo sitio del planeta.

    La inequidad y la falta de sentido común, el más común de los sentidos.

    gracias, abrazo.

    Shao,
    siempre tan dulce. Gracias por tu verde esperanza,

    beso.

    ResponderEliminar
  8. Uno,dos,tres,cuatro...cuatro relatos perfectos, de trama social,de testimonio,para llegar al último,personal.
    Y siempre ese toque tan tuyo,que hace que lo duro no sea tan duro,que se vuelva un poquito más mágico.

    Mil besos!
    "relojes de arena en los ojos"...vaya maravilla!

    ResponderEliminar
  9. Ah! Y me gusta mucho como pintaste la casa!

    Más besos!

    ResponderEliminar

cuentame tus luces