miércoles, 23 de septiembre de 2009

Sólo el cielo sabe

Traían el sueño en los pies. Se dormían caminando. El alba les servía de telón para actuar. Volvían engarzados. Embelezados por la mística de la líbido incipiente. La sonrisa acompasada de la noche. Sordos. Con el zumbido de la resaca desde el estómago a los oídos. El olor a cigarrillo. Olor a trasnoche. Ella recogía flores silvestres y armaba un ramito que perduraría en recuerdos. El le contaba cosas que ella ni siquiera escuchaba. El silencio les amparaba. Mucho se habían mirado. Mucho se habían pensado. Mucho se conocían. Poco se sabían. Ella entrecerraba los ojos y el cuerpo. Tal vez no estaba lista. Nunca se sabe eso. El quería cruzar el umbral de sus desvelos. Tal vez no estaba listo y nunca se sabe eso. Sólo se sentaron en una cerca. En el momento exacto y en el sitio imperfecto. Sin hablar con la boca se besaron. El beso les copó la parada en eternos segundos que serían lo primero en ambos. Sin peros. Calló la boca y habló el cuero. Volaban a través de la niñez para sentirse raros. Aterrizaban en las endorfinas. El juego básico del instinto que comenzó con el diálogo de los sentidos. En el secreto que guarda la luna. Desatando el sudor. El temor. El temblor. La ilusión. La química y las ganas. Así fue el primer beso. El que se recordaría por siempre. Tal vez ambos no estaban listos. Nunca se sabrá eso.

10 comentarios:

  1. El primer beso cuando es rico y no se sabe pero se quiere. Tras muchos pensares... Me ha gustado. Esta frase es ya un clásico, no?
    Un beso (que ya no es el primero)
    LADY JONES

    ResponderEliminar
  2. me encanta la idea
    de tener el cielo
    como telón
    y panorama

    me encanta ver el cielo
    e imaginar
    lo que hay detrás de el.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. nunca se sabe..., salvo tu forma tan bella de decirlo

    abrazo

    (primer abrazo!)

    ResponderEliminar
  4. Conocedor de sentires, narrador de historias iniciáticas de amor, que nos brindas en palabras sublimes, que nos hacen subir de nube en nube en busca de ese último peldaño que por completo nos turbe....Ése, eres tú, sereno de los faros, alumbre de nuestros caminos, azúcar para aliviar la acidez de nuestras vidas, bálsamo con que cubrir las heridas de nuestra alma, haciéndonos pensar que siempre, siempre, hay alguien que nos ama, y que quizá la solución a nuestro drama esté frente a nosotros, aunque no le ilumine del amor la llama.
    Benditos los primeros besos, provocadores de temblores, de caricias torpes, siempre por miedo de no llegar a hacer lo que desea el otro, queriendo complacer cuanto desear pueda...sin darnos cuenta de que es tan sólo éso....un beso....pero ese beso será sellado con lacre rojo de amor y fuego, de cariño y pasión, de dulzura y desasosiego, de anhelo, del comienzo de muchos " te quiero ".

    Un abrazo enorme, otro deleite la lectura de este tu más reciente post.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  5. Si sigues hablando así, no podré dejar de acudir a este sitio.

    Otro cielo hermoso "En el secreto que guarda la luna". Buffffff.

    Un besito muy fuerteeee.

    ResponderEliminar
  6. Ufff... Así, así mismo fue lo que sentí con mi primer beso... Aunque sensaciones similares siento cada vez que beso, ya sea el primero, segundo, tercero o cualquier otro :) Te quedo genial!!

    Un beeeeeeeeeeeso :P

    ResponderEliminar
  7. Lady, bueno...es el primero, siempre se recuerda (re= volver, cordis=corazón). Recordar es volver a pasar por el corazón,

    beso,

    Intro, precisamente, al dar un beso...solo el cielo sabe si estuviste ahí...

    gracias por el comentario,
    beso.

    Miralunas...nunca se sabe...ni aún tratandose de uno mismo.
    Es impensable creer que uno se conoce plenamente, Jung.

    beso,

    Enrique, como le das belleza a este sitio a traves de tu halagos. Halagos de amigo ya.

    Abrazo y gracias.

    Ana, me gusta tu visita.

    gracias y beso,

    India, gracias. Estaremos en espejo... o tal vez sean coincidencias.

    besojo,

    ResponderEliminar
  8. tal vez no estaban listos, sin embargo, el cielo siempre ampara...

    ResponderEliminar
  9. Con los besos no se sabe, nunca se está del todo preparado, será porque son como el viento, los sientes pero no puedes quedártelos por más que hasta la boca tenga un cielo para intentar atraparlos.
    Una nube de ellos : )

    ResponderEliminar

cuentame tus luces